En tu cocina podría esconderse un utensilio potencialmente carcinógeno que podría poner en riesgo tu salud. Así lo anunció un nuevo estudio en el que se encontró que algunos utensilios de cocina están hechos con PFAS, también conocidos como forever chemicals o sustancias eternas

Las sustancias eternas, reciben su nombre porque permanecen en el medio ambiente y su toxicidad se acumula en los tejidos de los seres vivos, sin desaparecer nunca. De hecho, todo lo contrario, su concentración aumenta con el tiempo. 

En el estudio se advierte que las sustancias eternas, de penetrar en los humanos, pueden acumularse en el hígado y aumentar hasta cuatro veces el riesgo de padecer cáncer de hígado, uno de los cánceres con mayor mortalidad.

La investigación fue realizada por la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California y es la primera en medir los efectos de los PFAS en humanos y su relación con el desarrollo del cáncer

La causa del cáncer de hígado podría esconderse en tu cocina 

Los forever chemicals son sustancias llamadas perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas, un grupo de químicos que se utilizan ampliamente en muchas industrias, como por ejemplo:

  • espumas para sofocar incendios 
  • revestimientos hidrófugos 
  • lipófobos para textiles
  • papel
  • alfombras 

(Foto: Unsplash)

Se encontró que los PFAS están presentes en muchos más objetos de uso común de lo que se pensaba. En la cocina, por ejemplo, se encuentran utensilios con estas sustancias. 

  • En algunos antiadherentes de sartenes 
  • En algunos plásticos de recipientes de comida
  • En envases de alimentos congelados
  • En cajas de pizza

Inclusive, otras investigaciones han encontrado que algunas barras o encimeras de cocina tienen PFAS. Los materiales de las encimeras con alta porosidad, como el granito, el concreto, o el material entre las baldosas, suponen un riesgo para la salud. 

Esto se debe a que las barras con este tipo de materiales deben sellarse periódicamente para evitar que las bacterias crezcan en los poros. Los selladores para encimeras suelen contener fluoropolímeros (un tipo de PFAS) porque confieren repelencia al aceite y al agua. 

(Foto: Unsplash)

Los PFAS penetran en el cuerpo por medio de la comida

La principal vía por la que las sustancias eternas entran al cuerpo humano es mediante la dieta. Éstas pueden acumularse en las plantas y los animales que comemos, contaminar nuestros alimentos durante el procesamiento y migrar desde las superficies que entran en contacto con nuestros alimentos.

Las sustancias eternas causan al menos nueve millones de muertes prematuras anualmente a nivel mundial, según recoge un informe de la Organización de las Naciones Unidas. 

Se recomienda que las personas verifiquen los materiales con los que están hechos sus utensilios de cocina y siempre que sea posible, es mejor conseguir alimentos en mercados locales

SIGUE LEYENDO:

(Con información de WebMD y Greensciencepolicy)