Los cambios bruscos de temperatura activan en nuestro organismo la mucosa como mecanismo de defensa ante los virus y las bacterias que se encuentran en el aire. Pero lo cierto es que, los mocos que invaden nuestra garganta y las fosas nasales resultan sumamente incomodos porque esto impide el poder respirar correctamente.

Además, por si no lo sabías el no expulsar la mucosidad, puede provocar fiebre, dolor e incluso rotura del tímpano en caso de que el moco acumulado sea excesivo y ejerza demasiada presión.

Cuando el exceso de moco se acumula en la trompa de Eustaquio, el túnel que comunica la nariz con el oído puede provocar una otitis media.

Para poder eliminar la acumulación de mocos se debe de mantener el moco diluido, con el fin de drenarlo eficazmente de la nariz y los senos paranasales. Para ello, se deben beber muchos líquidos.

¿Para qué sirve la mucosa y los mocos?

Los mocos tienen un trabajo muy importante que es proteger los pulmones. Cuando inhalas aire a través de la nariz, este aire contiene muchas partículas pequeñas, como polvo, gérmenes y polen.

Si estas partículas llegan a los pulmones, es posible que los pulmones se irriten o infecten, haciendo difícil la respiración.

La mucosidad es una sustancia pegajosa que se genera dentro de la nariz.

Tu nariz y tus senos paranasales generan aproximadamente un cuarto de galón, el cual es aproximadamente es un litro de mocos por día.

Foto: Canva

¿Qué hacer para eliminar los mocos de una vez por todas?

Los otorrinolaringólogos o médicos especialistas ORL recomiendan para que la congestión sea menor y resulte más fácil expulsar la mucosa concentrada, beber agua. Con esta simple acción se recuperan los líquidos perdidos y ayudan al organismo a disolver los mocos.

El organismo cuando nota que hay mucosidad en la garganta, tiende a provocar la tos. Es importante que calmemos esa tos, porque si no lo hacemos, acabaremos teniendo una garganta irritada y a la vez llena de flema.

  • Las infusiones han demostrado ser muy eficaces para ayudar a reducir y expulsar la mucosidad de una manera más fácil.
  • La infusión de eucalipto es la que mejor funciona para los mocos de la garganta y para la congestión nasal.
  • Las hojas del árbol de eucalipto tienen un efecto calmante en las vías respiratorias y también ayudan a expulsar el moco gracias a su capacidad expectorante.
  • Otras hierbas que tienen un efecto parecido son la menta y el tomillo, hierbas realmente eficaces para los resfriados. Puedes tomar varias tazas de infusión de tomillo al día para notar un mayor alivio y respirar mejor.
  • Mezclar agua con una cucharada de sal y realizar lavados nasales con ayuda de una perilla.

Como todo el sistema respiratorio está conectado entre sí, el moco de la garganta se verá obligado a salir por la nariz.

¿Cómo afecta o beneficia la mucosa a las vías respiratorias?

Los bronquios en los pulmones están recubiertos con proyecciones similares a cabellos, llamados cilios, que extraen microbios y residuos de las vías respiratorias.

Los cilios propulsan una capa líquida de mucosidad que recubre las vías respiratorias. La capa de mucosidad atrapa microorganismos patógenos, potencialmente infecciosos y otras partículas, impidiendo que lleguen a los pulmones.

El sistema respiratorio se encuentra recubierto por una membrana mucosa que segrega moco, el cual atrapa partículas pequeñas como polen o humo. Estructuras pilosas que se denominan cilios recubren la membrana mucosa y desplazan las partículas atrapadas en el moco fuera de la nariz.

Las enfermedades respiratorias crónicas, ERC, son enfermedades de tipo crónico que afectan al pulmón y a las vías respiratorias. Algunas de ellas son:

  • El asma.
  • La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, EPOC.
  • La rinitis alérgica.
  • Las enfermedades pulmonares.
  • La hipertensión pulmonar.

Foto: Canva

La mucosidad adicional y las vías respiratorias hinchadas y contraídas dificultan la respiración. Esto se debe a que las vías respiratorias están bloqueadas y estrechadas. Entra y sale menos aire de los pulmones. Fumar también daña o destruye los cilios en las vías respiratorias.

Las membranas mucosas son tejidos que recubren las cavidades o los conductos corporales como la garganta, la nariz, la boca, la uretra, el recto y la vagina. Las membranas mucosas producen un líquido espeso y escurridizo llamado moco que protege las membranas y las mantiene húmedas.

(Con información del Instituto de Otorrinolaringología, Secretaría de Salud y el Instituto Nacional de Rehabilitación)