¿Por qué aparece una bola en la espalda? ¿Pueden ser malignas? En la mayoría de casos, las bolas en la espalda suelen ser inofensivas.

Cuando aparecen pueden ser causadas por la presencia de un lipoma, quiste sebáceo o forúnculo. Sin embargo, es importante prestar atención a los bultos ya que también pueden ser señal de un grave padecimiento.

Las protuberancias de grasa, comúnmente conocidas como lipomas es la acumulación de lípidos debajo de la piel, se ocultan en la capa muscular, no suelen ser dolorosos y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Bola en la espalda ¿qué significa? 

Los expertos del  Instituto Médico Mayo Clinic señalan que, es fundamental saber diferenciar este tipo de bulto de otras patologías

  • Quiste sebáceo

Es una masa de sebo, de textura suave y generalmente se puede mover. No es común que duela o se inflame. En caso de adquirir una coloración roja, dolor o aumento de temperatura es necesario acudir con tu médico. 

Cuando el quiste sebáceo es pequeño se recomienda aplicar fomentos de agua caliente 3 veces al día para facilitar su ruptura y pueda ser drenado sin mayor complicación. 

Sin embargo, si el quiste es más grande de lo normal es probable que el especialista recomiende extirparlo quirúrgicamente, para extraer la bolsa que lo forma.

 

Foto:freepik

  • Forúnculos 

Este tipo de bulto se trata de una infección que afecta a los folículos pilosos y los tejidos más cercanos. Al estar relacionados con una infección, causan mucho dolor. Si no mejora en dos semanas se recomienda acudir al dermatólogo.

Foto: freepik

  •  Angioma o hemangioma cavernoso                                                                                            

El angioma es una lesión superficial de color rojizo. Son agrupaciones de pequeños vasos sanguíneos y su tamaño es variable, también pueden aparecer en cualquier zona del cuerpo.

Foto: freepik

  • Dermatofibroma

Es un tumor en la piel causado por la acumulación de colágeno. Suele ser de color rojo o marrón y no mide más de 1,25 centímetros de diámetro.

  • Quistes epidermoides

Comparte muchas similitudes con el quiste sebáceo, pero no son iguales. Este está lleno de una sustancia amarilla de mal olor y en ocasiones drena. Tiene una espinilla oscura en el centro, suele ser redondo y pequeño.

  • Cáncer de piel

Las lesiones pueden presentar variación de colores y una leve elevación, similares a una herida que no cicatriza. Resulta habitual que sangren. En algunos casos se pueden tratar sin necesidad de quimioterapia.

¿En que momento es necesario al médico? 

Acude al médico si  la lesión presenta: 

  • Crecimiento anormal
  • Drena pus
  • Duele, se encuentra enrojecida y caliente al tacto
  • Se encuentra endurecida y no se mueve con el tacto
  • Vuelva a crecer luego de ser removido.