Si quieres cuidar tu salud, tienes que saber que no solo es importante prestar atención a tu alimentación antes y durante las comidas, también debes hacerlo luego de ingerir alimentos, para así evitar problemas de salud. Por eso, a continuación, te mostramos 7 cosas que debes evitar hacer después de comer.

(foto: unsplash)

Cuidar lo que se hace luego de comer

Incluso si por costumbre se llegan a realizar muchas actividades tras comer o cenar, como tomar siestas, la realidad es que estas, por más típicas que sean, pueden tener impactos importantes y negativos en nuestra salud digestiva, que además de molestos, a largo plazo podrían agravarse.

Estos problemas en la digestión (que pueden ir desde alentarla, hasta interrumpirla de golpe), puede traer otros problemas, como:

  • Molestias estomacales y generales.
  • Problemas para absorber nutrientes. 
  • Mal procesamiento interno de los alimentos.
  • Dificultades para ir al baño.

Las 7 cosas que no debes hacer luego de comer

Es muy importante que, para evitar problemas como los que ya hemos mencionado, prestes mucha atención a las cosas que haces durante la comida, pero también después de esta, ya que podrías estar dañando tu salud sin siquiera darte cuenta.

A continuación, te explicamos qué cosas debes evitar realizar luego de comer, incluso si han vuelto rutinas, pues así podrás preservar tu salud:

(foto: unsplash)

1. Dormir

No se recomienda que luego de comer te duermas de forma inmediata, pues investigaciones han demostrado que hacerlo puede causar acidez, e incrementar los riesgos de tener algún problema o enfermedad cardiovascular.

Si quieres dormir, lo ideal es que esperes un mínimo de dos horas luego de haber comido (o cenado) para poder tomar una siesta.

2. Nadar o bañarse

Una publicación de la Asociación Americana de Personas Retiradas, explica que cuando alguien se baña o se da un chapuzón después de comer, estaría causando que la digestión de la comida se detenga.

Esto se debe a que la sangre, que debería concentrarse en el tracto gastrointestinal para poder procesar nuestros alimentos, se desvía cuando nos duchamos, repartiéndolo en el resto del cuerpo para lograr equilibrar las temperaturas y mantenernos cálidos.

Así, el bañarse puede interrumpir la digestión de nuestras comidas, cortándola, y afectar el sistema digestivo, ya que no lograrían procesarse los alimentos ingeridos y podría causar una indigestión

3. Tomar té

Suele ser una actividad común y muy popular, pero se ha visto que el té podría interferir en la absorción del hierro, que es un nutriente involucrado en el transporte de oxígeno en el cuerpo.

Si te gusta consumir té, lo ideal es que esperes al menos una hora luego de la comida para poder beber una taza de esta bebida, principalmente si estás embarazada o padeces de anemia. 

4. Comer fruta

No solo podrías disparar tus niveles de azúcar en sangre de forma importante, también estarías entorpeciendo tu digestión, así como la obtención de los nutrientes que la fruta puede proporcionar.

Comer fruta significa, principalmente a nivel digestivo, darle más trabajo a nuestro cuerpo, ya que para poder digerirse, las frutas necesitan más enzimas que con muchos otros productos alimenticios.

5. Hacer ejercicio

Puede causar, además de incomodidades estomacales, hipo, náuseas, e incluso calambres, que están causados por una mala digestión.

Los expertos afirman que para evitar estos efectos negativos, bastará con esperar aproximadamente entre 30 minutos y dos horas antes de hacer ejercicio o cualquier otra actividad física.

(foto: unsplash)

6. Fumar

Una investigación del Centro Médico de la Universidad Rochester, concluyó que fumar luego de comer causa reflujo y acidez en el esófago, ya que esta acción contribuye a que los ácidos del estómago no se queden ahí y, por el contrario, suban. 

También se aumentan de forma considerable los riesgos de tener algún cáncer en el aparato digestivo (como estómago o colón), ya que la nicotina puede alterar la calidad del oxígeno que llega a las células.

7. Necesitar comer algo dulce

Si después de comer (sea almuerzo o cena) te surge una gran necesidad de consumir algo dulce (como un chocolate), quizás no deberías hacerlo, pero sí acudir a una revisión médica, pues esta necesidad de dulce luego de alimentarse podría ser una señal de alerta.

Enfermedades como la diabetes, la ansiedad, depresión o estrés, así como deficiencias de nutrientes, podrían ser algunas de las causantes de ese deseo, por lo que si es frecuente, lo ideal sería acudir con un médico.

(Con información de: Business Insider, Mejor con Salud, iProfesional.)