En los últimos años, la compra y venta de artículos de segunda mano (es decir, artículos usados), ha ganado popularidad en la población, debido a que es una actividad con beneficios ecológicos y económicos; sin embargo, existen cosas que, aunque sean tentadoras, no deberían comprarse de segunda mano, pues podrían poner en riesgo la salud.

(foto: freepik)

¿Es malo comprar cosas usadas?

Los expertos aseguran que comprar cosas usadas, o de segunda mano, no es algo que sea precisamente malo, aunque se requiere de tener cuidado y seguir medidas específicas, ya que en algunos casos, hay artículos que podrían poner en riesgo la salud, como la ropa.

Especialistas indican que existen casos en que la ropa usada o la de paca, en algunos casos podría estar infestada de organismos o químicos dañinos, capaces de causar enfermedades de la piel importantes como:

  • Dermatitis.
  • Tiña.
  • Sarna. 

(foto: freepik)

Las cosas que nunca debes comprar usadas si quieres cuidar tu salud

Pero la ropa usada no es la única que podría causar problemas, ya que se ha registrado que otros artículos que suelen venderse en tiendas o espacios de segunda mano, también podrían representar un riesgo para la salud de quien los compre.

Según expertos en salud, y también especialistas en la reventa de artículos usados, existen al menos 9 cosas que por ningún motivo deberías comprar de segunda mano para evitar riesgos o afectaciones a la salud:

  • Medicamentos

    En la mayoría de los casos, estos medicamentos, además de poder estar usados, en la mayoría de los casos ya han caducado, por lo que podrían dañar tu salud. Cualquier tipo de medicamento debe ser comprado en espacios destinados a ello, como farmacias, y no con terceros.
  • Maquillaje

    Incluso si resulta tentador debido a los bajos precios con que los ofertan, se tratan de una mala opción, ya que usualmente llegan a tener hongos, bacterias o químicos que causarán lesiones en tu piel e incluso infecciones graves que terminarán dañándola de forma importante.  
  • Perfumes, cremas o colonias

    A pesar de que luce inofensivo, los perfumes en realidad son potencialmente peligrosos, ya que no suelen estar regulados, y desconocemos si contienen alguna sustancia química que puede ser peligrosa. Recuerda que al rociar o untar algo en tu piel, químicos o sustancias dañinas pueden ser absorbidas e ingresar a la sangre, causando daños graves.
  • Ropa interior o lencería

    Suena extremo, pero el Instituto Mexicano del Seguro Social, afirma que comprar y usar ropa interior o íntima de segunda mano podría causar infecciones en el área genital, incluso de transmisión sexual, como la gonorrea.
  • Accesorios para mascotas

    Los accesorios como collares, camas, juguetes o más, podrían estar contaminados con microorganismos o sustancias, e incluso parásitos como garrapatas o pulgas, que atentarían con la salud de tu mejor amigo, e incluso la tuya, incluso si los desinfectas a fondo. Lo ideal es no comprar este tipo de artículos, ya que se desconoce su historial y lo que puedan causar.

(foto: freepik)

  • Colchones o artículos de cama (ropa, almohadas, sábanas)

    Estos artículos pueden estar infestados de ácaros, moho y/o chinches, pero a primera vista es prácticamente imposible de detectar, por lo que lo ideal es dejarlos pasar, incluso si lucen como una maravillosa oferta de compra. Eso sí, podrían existir excepciones, y esto es que la ropa de cama siga en su empaque original y nunca haya sido utilizado.
  • Trajes de baño

    Al igual que la ropa interior, ya que desconocemos quién lo ha usado, podría ser causante de infecciones importantes, principalmente debido a la cercanía que tienen estos artículos a zonas íntimas, como la piel o los genitales. Lo ideal es mantenerse lejos de estos artículos.
  • Artículos para bebé

    Biberones, ropa o juguetes, representan un riesgo para la salud del niño. En muchos casos, puede ser que estos objetos no hayan sido previamente desinfectados de manera correcta, o puede que se trate de artículos que han sido sacados del mercado debido a que contenían ingredientes o químicos potencialmente peligrosos.
  • Ollas o sartenes

    En la mayoría de los casos, estos artículos de cocina, cuando se venden usados, pueden presentar ralladuras o raspones que pueden propiciar la liberación de químicos peligrosos para la salud una vez que se someten al fuego o cuando entran en contacto con los alimentos.

(foto: freepik)

Si vas a comprar de segunda mano, considera esto

Israel Becerra Hernández, director del Hospital General de Zona de Tamaulipas, del IMSS, indica que si vas a comprar objetos de segunda mano, principalmente ropa (que obviamente no sea interior), siempre debes hacer lo siguiente para evitar posibles infecciones o daños en la piel:

  • Lava con abundante jabón.
  • Utiliza agua caliente y seca directamente al sol para matar cualquier microorganismo que esté presente..
  • Si compras chamarras, zapatos o artículos más voluminosos, mételas a una bolsa cerrada y de plástico durante tres días, para eliminar piojos o ácaros.

Además de estas recomendaciones, lo ideal es que te mantengas lejos de esos artículos usados de los cuales desconoces su historial, como quién los usó, por qué se vende, y qué puede tener. De esta manera te ahorrarás el poner tu salud y la de tus seres queridos en riesgo.

(Con información de: Cliki Salud, Enseñáme de Ciencia, AARP, Biobio Chile.)