Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¿Eres de los que va a orinar “por si acaso”? Podría ser dañino

Pasar a orinar "por si acaso" es una costumbre que se arraiga desde la infancia, pero expertas advierten que podría no ser lo mejor para la salud de la vejiga

SUSANA CARRASCOMay 12, 2022 
Tiempo de lectura: 5 mins.
Se debe acudir al baño cuando es necesario nadamás. Foto: PIXABAY

Lo + leído

Una costumbre que muchos tenemos arraigada es la de orinar “por si acaso”, pues creemos que así estaremos mucho más tranquilos cuando no tenemos un sanitario cerca. Sin embargo, una experta advierte los posibles peligros detrás de esta práctica. 

De acuerdo con la doctora Alicia Jeffrey-Thomas, fisioterapeuta del suelo pélvico en el Greater Boston Urology, hay muchos riesgos por ir a orinar cuando realmente no tenemos ganas, solo por si acaso.

En un video, la experta detalla que esto suena contradictorio y va en contra de lo que mamá nos enseña, pero dejar de hacerlo puede salvar la salud de la vejiga. Te explicamos por qué.

¿Por qué es malo orinar “por si acaso”?

Jeffrey-Thomas señala que lo primero que se debe entender es que la vejiga tiene tres niveles de sensación de llenado. El primero es el nivel de conciencia, el segundo ordena hacer un plan para usar el baño, mientras que el tercero se denomina “botón de pánico”, lo cual significa que la vejiga está a punto de desbordarse. 

(Foto: Pixabay) 

La experta detalla que cuando una persona va al baño de forma regular antes de llegar al segundo nivel, es decir, cuando orinamos “por si acaso”, la vejiga empezará a enviar una sensación de orinar antes.

“Con el tiempo esto comprime estos tres niveles. Entonces, la diferencia entre sentir que hay algo de orina en la vejiga y sentir ese botón de pánico como si estuvieras a punto de orinarte en los pantalones ocurrirá en un tiempo mucho más corto”, dijo.

Esto ocurre, según explica la doctora, porque “pasar el aire no es bueno para los músculos. Cuando su vejiga alcanza un cierto umbral, se contrae para vaciar la orina y los músculos del piso pélvico se relejan y se apartan para que la orina pueda fluir. Si estamos flotando, nuestro suelo pélvico no se va a relajar”.

La doctora recomienda solo orinar “por si acaso” cuando vamos a estar dentro de un auto por un periodo superior a una hora, si vamos a dormir o si estamos a punto de tener intimidad con la pareja. 

“Orinar ‘por si acaso’ es uno de los hábitos más comunes que veo en mis pacientes porque es una adaptación fácil a la que recurrir si tiene urgencia urinaria o pérdidas, pero, desafortunadamente, solo sirve para empeorar problemas en el tiempo”, destacó la especialista.

Agrega que el tiempo normal entre los viajes al baño es cada 2 a 4 horas durante las horas de vigilia y no es necesario despertarse por la noche para orinar con la excepción de 1 vez por noche si se tiene más de 65 años o se está embarazada.

Mayor riesgo de vejiga hiperactiva 

De hecho, Elena Valiente, fisioterapeuta especializada coincide y afirma que no dejar que la vejiga se llene por completo, favorece que cada vez retenga menos y que desarrollemos vejiga hiperactiva.

(Foto: Pixabay) 

La experta detalla a SModa que cuando vacías con demasiada frecuencia la vejiga se puede modificar su capacidad, pues es un órgano que se va estirando a medida que se llena. Cuando no dejamos que se llene lo suficiente, pierde la capacidad de agrandarse y cada vez manda antes al cerebro la señal de miccionar.

Lo molesto es que puedes sentir unas ganas intensas de orinar pero solo expulsar unas cuentas gotas.

De acuerdo con Mayo Clinic, la vejiga hiperactiva provoca una necesidad repentina y frecuente de orinar que puede ser difícil de controlar. Es posible sentir ganas de orinar muchas veces durante el día y la noche, así como experimentar una pérdida no intencional de orina.

Entre los principales síntomas de la vejiga hiperactiva, se encuentran: 

  • Una necesidad urgente y repentina de orina que es difícil de controlar 
  • Pérdida involuntaria de orina 
  • Orinar con frecuencia (más de 8 veces en un día)
  • Despertar más de dos veces en la noche para orinar

No se trata de aguantar la orina 

Evitar orinar “por si acaso” tampoco significa que debas aguantar hasta que ya no puedas más, porque entonces podrías favorecer un sobreestiramiento del músculo detrusor de la vejiga, que es la capa de músculo liso que recubre la pared de la vejiga urinaria y que se contrae de forma consciente cada vez que queremos orinar.

(Foto: Pinterest)

Cuando aguantamos mucho tiempo, se pierde esa capacidad de contracción y es posible tener problemas para evacuar el líquido. Además, también hay mayor riesgo de infecciones en los riñones o en la vejiga por la acumulación de bacterias.

Por otra parte, si a la vejiga hiperactiva se le suma la edad que ya debilita al suelo pélvico, se tienen mayores problemas.

Ya lo sabes, acude al baño a orinar cuando lo necesites, no “por si acaso” ni cuando ya no puedas más. Es por tu salud, así que ponlo en práctica.

(Con información de Salud Diario, Mayo Clinic y SModa)

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda