El sentido del olfato había sido menospreciado por muchos de nosotros hasta que covid-19 vino a revelar su importancia para el bienestar general del ser humano.

Las mujeres tienen un mejor sentido del olfato que los hombres, dice Richard Roty, director del Centro de Olfato y Gusto del Hospital Universitario de Pennsylvania. Y es una diferencia que se hace más grande con la edad.

Un estudio realizado en Brasil reveló que el 55% de los cerebros de cadáver de mujeres tenían 43% más células en sus bulbos olfatorios que los hombres.

Y la importancia del olfato no solo radica en que el ser humano pueda disfrutar de los alimentos y esencias, sino que tendrá un papel muy relevante en la detección de enfermedades y monitoreo, señala el portal Medscape.

 

La Biblioteca de Nacional de Medicina de Estados Unidos defines al olfato como algo que  enriquece la experiencia del mundo que nos rodea.

Juega un papel clave en la salud

“Los diferentes aromas pueden cambiar el estado de ánimo, transportarlo a un recuerdo distante e incluso ayudar a crear lazos con sus seres queridos. La capacidad para oler también juega un papel clave en la salud”.

De ese tamaño es la importancia de este sentido.

El autor del artículo de Medscape relata que su esposa es enfermera y estando embarazada no podía ingresar a los cuartos donde había pacientes con cáncer porque ella detectaba un olor muy específico y desagradable.

Medscape asegura que estamos aprendiendo más y más que nuestro sentido del olfato está vinculado de manera muy cercana con nuestra salud y seguridad.

 

¿Qué pasa cuando olemos algo?

En nuestra nariz hay entre 6 y 10 millones de células especializadas receptoras. Algunas moléculas contienen muchos químicos que se aglutinan a las familias de receptores creando un patrón de olfato.

Una vez que eso sucede las células receptoras mandan un mensaje al bulbo olfatorio en la base del cerebro donde comienza el proceso de reconocimiento y reacción.

A veces es algo que pasa de inmediato; en otras ocasiones puede tomar un poco de tiempo, y cuando tienes gripa, la mucosidad previene que se detecten los olores.

 El neurocientífico e investigador del Centro Monell estima que hay 40 mil millones de moléculas que pueden tener un olor. Algunos de esos olores pueden oler igual o ser indetectables para el ser humano.

Es imposible saber cuántos podemos detectar pero el doctor Doty estima que pueden ser decenas y hasta centenas de miles.

La gente confunde el sentido del gusto con el del olfato

Nuestro sentido del gusto opera de la misma manera y es por eso que la gente confunde los dos sentidos. Las células sensoras que se encuentran en la lengua, atrás de boca y el paladar detectan químicos en las moléculas de la comida y mandan esa información al cerebro.

Mientras masticamos y tragamos, algunas de esas moléculas suben a la cavidad nasal hacia los receptores olfatorios, quienes contribuyen al proceso.

El doctor Doty señala que muchas de las cosas que pensamos como sabores dependen del olfato.

“Por eso, un número significativo de personas que vienen a nuestra clínica quejándose de no poder saborear nada, en realidad tienen un problema del olfato.”

Los mismos receptores encontrados en la nariz también se activan en los riñones, el corazón y los pulmones. Y no está claro por qué sucede eso.

Medline señala que muchas cosas pueden causar la pérdida del olfato. La nariz tapada, o un crecimiento en la nariz (llamado pólipo) pueden impedir que el aire y, por lo tanto, los olores, lleguen a las células sensoriales.

Determinados medicamentos, como los antibióticos o las píldoras para la presión arterial, pueden alterar el olfato. Estos efectos suelen ser temporales. Su olfato debería volver a la normalidad una vez que se haya recuperado o que suspenda los tratamientos.

Hay una lista larga de enfermedades, condiciones y drogas que pueden causar problemas en el olfato. Entre ellas:

  • Alzheimer
  • Parkinson
  • Tumores del sistema nervioso central
  • Trauma en la cabeza
  • Accidentes cerebrovasculares
  • Lupus
  • Síndrome Sjogrens
  • Esclerosis múltiple
  • Diabetes
  • Sida
  • Asma
  • Sensibilidad a la aspirina
  • Angioderma hereditario
  • Abortos espontáneos
  • Enfermedades infecciosas
  • Bacterias
  • Virus
  • Hongos

El doctor Jayant Pinto, profesor de cirugía de la Universidad de Chicago, relaciona la pérdida del olfato con alguna posible futura enfermedad. No es una causa de muerte pero es el presagio de algo malo.

(Con información de Medscape y Medline Plus)