El pasado 24 de junio se dio una noticia en Estados Unidos que resonó en México y en otras naciones: la Suprema Corte estadounidense anuló la sentencia de la causa Roe vs Wade, despojando a la población del derecho al aborto. Esto hizo que las activistas levantaran la voz y sus palabras llegaron hasta la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde 5 días después, revelaron su postura sobre la ley del aborto.

Durante una conferencia de prensa sobre la situación de los temas de salud que se están presentando en el planeta, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus mandó un mensaje corto pero contundente.

Las palabras de la OMS sobre la  ley del aborto y la situación en Estados Unidos

La Enciclopedia Británica explica que Roe v Wade es un caso legal en el que la Corte Suprema de EUA dictaminó (7–2) el 22 de enero de 1973 que la regulación estatal indebidamente restrictiva del aborto es inconstitucional y sostuvo que un conjunto de estatutos de Texas que criminalizaban el aborto en la mayoría de los casos violaba el derecho a la privacidad de la mujer, considerado en la garantía de libertad de la cláusula del debido proceso de la 14º Enmienda.

Con la anulación de la sentencia, la directora nacional interina de programas, incidencia y asuntos gubernamentales de Amnistía Internacional EUA, Tarah Demant, advirtió que las millones de personas que puedan ser embarazadas se van a enfrentar a un futuro en el que no van a poder tomar decisiones profundamente personales que afectan a su cuerpo, su futuro y el bienestar de sus familias.

El doctor Tedros apunta que a la luz de la decisión tomada en el país de las “barras y las estrellas”, ellos quieren reafirmar su posición sobre la  ley del aborto.

“Todas las mujeres deberían tener el derecho de decidir cuándo se trata sobre sus cuerpos y su salud. El aborto seguro es un cuidado a la salud y salva vidas. Si se restringe esto, las mujeres y las niñas irán al aborto no seguro que resultará en complicaciones e incluso la muerte”, señaló el director general de la OMS.

El nacido en Asmara, Eritrea, detalla que la evidencia es irrefutable y que limitar el acceso al aborto seguro cuesta vidas y tiene un gran impacto mayormente en mujeres de las zonas más pobres y marginadas.

“Durante los últimos 40 años, la tendencia mundial es que las mujeres tengan un mayor acceso a un aborto seguro y si bien lo sucedido con la ley del aborto en EUA fue un retraso, es más importante ahora que nunca unirnos para proteger el derecho que ellas tienen de un aborto seguro en todas partes”, concluyó.