Si tienes un perro en casa, su constante energía o sus ganas de estar junto a ti seguramente te habrán hecho preguntarte si es posible que te ejercites con él, y la respuesta es que sí: ejercitarte con tu perro sí es posible, y aquí te compartimos algunos ejercicios.

(foto: freepik)

Hacer ejercicio con tu perro puede ser muy útil

Ejercitarte al lado de tu mascota puede ser una actividad muy benéfica, pues no solo estarás ayudando a que sus cuerpos se ejerciten y se mantengan activos, lo que beneficia a la salud física, sino que podrán formar un vínculo más fuerte al pasar tiempo de calidad juntos.

Además de reforzar su vínculo, ejercitarte con tu perro puede ayudar a hacer las rutinas más divertidas y amenas, ya que podrían a llegar sentirse como un juego, más que como una actividad estricta.

Así, al hacer ejercicio juntos, ambos pueden beneficiarse de forma importante. Eso sí, recuerda que cada perrito es diferente, así como sus gustos o capacidades, por lo que habrán rutinas que serán mejores o peores, dependiendo de su raza, su edad, o sus gustos.

(foto: freepik)

Los mejores ejercicios para hacer con tu perro

El perro es el mejor amigo del hombre, y también puede ser el mejor compañero a la hora de querer ponerte en forma, por lo que si tienes uno en casa, podría resultar muy beneficioso para ambos el ejercitarse juntos.

A continuación, te mostramos algunos de los ejercicios más útiles para entrenar con tu perro, ya sea en casa o en el exterior, que ayudarán a que tengan un cuerpo sano:

  • Caminatas: Se trata de la rutina más común que puede hacerse en conjunto. Aunque  parezca simple, salir a caminar juntos puede ser muy beneficioso para su salud, ya que los ayudará a estirarse, respirar aire fresco, y quemar calorías y energía.
  • Sentadillas: Este ejercicio típico también puede hacerse con tu perro. Necesitarás pararte delante de él, toma sus dos patas delanteras con cuidado y posteriormente ponte en cuclillas, permitiendo que tu perro baje algunos centímetros también.
  • Trotar o correr: Otro de los más populares y conocidos, pero que puede ser muy beneficioso. Antes de iniciar, eso sí, asegúrate de que tu perro está en condiciones, y que no hay cosas en el exterior (como el suelo) que puedan lastimarlo.
  • Yoga: O, como se ha nombrado ahora, Doga, puede ayudar para estirar su cuerpo y relajarlos, pues se disminuyen niveles de ansiedad y estrés, pero aumenta la elasticidad. Tu perro puede ser adiestrado para hacer posturas contigo, o servir de peso si lo necesitas.
  • Andar en bicicleta: Este ejercicio requiere de coordinación y trabajo en equipo, que requerirá de entrenamiento y práctica para poder hacerlo, pues es necesario que tu peludo se adapte a estar al lado de las ruedas y no corra peligro.

(foto: freepik)

Debes tener algunos cuidados

Hacer ejercicio con tu mascota, aunque muy útil y beneficioso, puede ser una tarea que requiera de que prestes cierta atención a algunos detalles, ya que existen factores que, si no se toman en cuenta, podrían perjudicar la salud de tus peludos.

Expertos aseguran que existen algunas cosas a las que debes estar atento antes o durante los entrenamientos que realices con tu perro, para así poder asegurar su bienestar:

  • Considera su temperatura, procurando que no suba demasiado, ni hagas actividades que le hagan tener mucho calor, ya que podría tener un golpe de calor.
  • Siempre consúltalo con un veterinario, pues requieres saber si su condición de salud le permitirá hacer o no las actividades deportivas.
  • Siempre ten agua fresca disponible para que pueda hidratarse.
  • Considera el tipo de raza que es, ya que algunas requieren cuidados específicos: las razas grandes requieren de cuidar sus articulaciones, mientras que razas de nariz chata no deben agitarse mucho porque tienen complicaciones para respirar.
  • Comienza poco a poco, de moderado a intenso, para que su cuerpo pueda irse adaptando.
  • Siempre presta atención y déjalo descansar cuando necesite, no se trata de que lo obligues o que lo sometas a esfuerzos extremos.
  • Procura no hacerlo ejercitarse hasta que hayan pasado al menos 2 horas de haber comido.

Además, considera que es muy importante que tengas en cuenta la edad de tu perro, ya que se recomienda que sean solo los mayores de un año (y que no sean muy viejos), los que pueden hacer actividades más intensas.

(Con información de: Hola, Perez Lara, The Dog People, Tienda Animal.)