¿Cuál es la mejor forma de curar una herida? Investigadores de la Universidad de Stanford creen haber encontrado la respuesta en un vendaje inteligente diseñado por ellos que repara el tejido afectado y acelera la cicatrización en lo que puede ser una de las formas de curar heridas más novedosa.

Dicha venda tiene sensores capaces de detectar el estado de una herida y estimuladores que pueden emitir señales eléctricas. Al ser probada en ratones, redujo la infección y aceleró el cicatrizado. Esto es lo que debes saber sobre este avance en las formas de curar heridas.

La venda inteligente, una de las mejores formas de curar una herida

El problema de este vendaje inteligente es que como ha existido un desarrollo limitado en la incorporación de sensores y estimuladores para las tecnologías actuales de vendas inteligentes, no se tenían tantos antecedentes.

Si te cortas y pones un curita, la herida cicatriza sola, pero la idea de los investigadores de Stanford era acelerar este procedimiento… y lo consiguieron con este avance en las formas de curar heridas.

“En los modelos preclínicos de heridas, vimos que el grupo de tratamiento se curó aproximadamente un 25% más rápido en comparación con el control y tuvo una mejora de aproximadamente 50% en la remodelación dérmica”, se puede leer en el artículo publicado en Nature Biotechnology.

Otra cosa que pudieron ver los expertos fue la activación de genes proregenerativos en poblaciones de células de monocitos y macrófagos, lo que puede tener un beneficio en la regeneración de tejidos, la neovascularización y la recuperación de la piel.

Hasta el momento, este vendaje inteligente está contemplado para la curación de heridas crónicas, que son las que no sanan, y a las personas con infecciones, diabetes o sistemas inmunes débiles donde haya un retraso en la curación.

La venda inteligente está compuesta por circuitos inalámbricos que usan sensores de temperatura/impedancia para monitorear la progresión del cicatrizado.

Si la herida está infectada o cicatriza en menor medida de lo que debería, los sensores mandan mensaje a una unidad central de procesamiento para que aplique una mayor estimulación eléctrica y acelere el cierre del tejido, además de reducir la infección.

“Con estimulación y detección en un dispositivo, el vendaje inteligente acelera la curación, pero no se queda ahí: también lleva a cabo un seguimiento a medida que la herida mejora", presumió sobre este avance en las formas de curar heridas el coautor del estudio, Artem Trotsyuk.