Los problemas de humedad en el ambiente, principalmente la falta de esta, puede llegar a empeorar condiciones de salud, por lo que en algunos casos llega a ser recomendable el uso de aparatos como el humidificador o el vaporizador; sin embargo, ¿cuál es la diferencia entre cada uno?

(foto: freepik)

Humidificador y vaporizador: dos herramientas útiles y diferentes

El humidificador y el vaporizador son dos dispositivos, recomendados por especialistas en salud, útiles para combatir y evitar síntomas relacionados a problemas respiratorios y conflictos con la piel.

Estos dos artefactos contribuyen a aumentar los niveles de humedad ambiental de manera adecuada, lo que es útil para poder prevenir y eliminar molestias como:

  • Resequedad en la piel.
  • Sangrados nasales.
  • Síntomas de gripe o resfriado común.
  • Reducción de la estática.
  • Menos molestias respiratorias en general.

(foto: freepik)

¿Cuál es mejor elegir?

Aunque la función del humidificador y el vaporizador es similar y ambos mejoran los niveles de humedad ambientales, para elegir el adecuado es necesario considerar lo que queremos obtener y la forma en que funcionan.

Por un lado, los humidificadores funcionan arrojando rocío (es decir, vapor) al ambiente, el cual tiene una temperatura entre fría y tibia; son útiles principalmente para algunas condiciones como:

  • Eliminar resequedad, conduciendo humedad a las vías respiratorias.
  • Disminuir síntomas de resfriados.
  • Diluir el moco y ayudar a respirar.

En el caso de los vaporizadores, estos funcionan emitiendo vapor que se produce luego de calentar agua en su interior, aunque el vapor arrojado puede tener una temperatura que varía de caliente a fría; suele ser beneficioso para casos donde:

  • La persona tiene asma.
  • Se busca mejorar la gripe o las alergias.
  • Reducir la resequedad de la garganta.

(foto: freepik)

Hay otras cosas a considerar

Sin importar cuál sea el que seleccionemos, es muy importante que tengamos en cuenta algunas consideraciones para evitar efectos contraproducentes e, incluso posibles lesiones.

De hecho, en el caso de los vaporizadores, una de las primeras cosas a tener en cuenta es que debe mantenerse fuera del alcance de niños o mascotas, pues este dispositivo suele calentarse y podría causar quemaduras por un manejo inadecuado.

Además, se requiere considerar que es sumamente necesario vigilar y controlar los niveles de humedad en el ambiente, pues un exceso de esta podría aumentar las probabilidades de sufrir de complicaciones o enfermedades, como infecciones.

(Con información de: Mejor con Salud, Baby Center, Cigna.)