En Reino Unido desarrollaron una de las formas de recuperar la visión más novedosas: un ojo biónico que ya tuvo a su primer persona beneficiada.

La primera receptora de este implante en el Reino Unido fue una mujer de 88 años que se encontraba hospitalizada en el Moorfields Eye Hospital de la NHS foundation trust por una degeneración macular seca relacionada con la edad (AMD). ¿Cómo funciona este avance tecnológico? Aquí te lo contamos.

Imagen: Moorfields eye hospital

Ojo biónico: una de las nuevas formas de recuperar la visión

El Moorfields Eye Hospital de la NHS foundation trust informó el 20 de enero que su paciente fue capaz de detectar señales en su ojo izquierdo, el cual se encontraba ciego debido a la AMD y que este implante puede convertirse en una de las formas de recuperar la visión, pues ofrece la esperanza de adquirir una visión parcialmente restaurada para los afectados con atrofia geográfica, que es la forma más frecuente de AMD.

Para que se pueda poner este implante se necesita seguir un procedimiento que consiste en la inserción de un microchip de 2 mm de ancho debajo del centro de la retina del receptor, mediante la creación quirúrgica de una trampilla en la que se coloca el chip. Después, la persona que va a ser beneficiada utiliza unas gafas especiales, que contienen una cámara de video conectada a una computadora de pequeño tamaño adherido a su cintura.

“El chip captura la escena visual proyectada por las gafas y la transmite a la computadora. Los algoritmos de inteligencia artificial (IA) procesan la información e instruyen a los lentes para que se centren en lo que perciben como el objeto principal de la imagen. Los lentes proyectan dicha imagen como un rayo infrarrojo a través del ojo hasta el chip, que la transforma en una señal eléctrica. La señal pasa a través de las células retinales y las células ópticas hasta el cerebro, donde es interpretada como si fuera una visión natural”, explica el hospital sobre su herramienta, que podría convertirse en una de las formas de recuperar la visión.

Cuatro a seis semanas después de la operación, el implante es probado mediante el encendido del chip. En dicha etapa, la persona deberá poder observar una señal, pero no se pueden quedar ahí, menciona el hospital, pues después deberán pasar un tiempo en rehabilitación para aprender a usar el sentido recuperado. Una vez pasada esta etapa, la institución apunta que los usuarios son potencialmente capaces de reconocer palabras cuando antes no tenían esa habilidad.