La incomodidad es normal durante la menstruación, pero lo que no es normal es tener un dolor que impida realizar las actividades cotidianas como ir a la escuela o trabajar, advirtió el doctor José Fugarolas Marín, pionero en histeroscopia y jefe de la División de Ginecología de la Unidad de Medicina de Alta Especialidad No.4 del IMSS.

En el foro organizado por SuMédico, “¿Problemas con tu periodo? ¿Te duele el vientre? Expertos lo explican”, el especialista indicó que el dolor excesivo en la menstruación recibe el término médico de dismenorrea, de la que hay dos tipos. La primaria es la más frecuente y de la que no se conocen sus causas y la secundaria es causada por miomas, pólipos o malformaciones uterinas.

Además del exceso de dolor, el sangrado abundante o las irregularidades en la ciclicidad pueden ser síntomas de la endometriosis, presente en el 10% en las mujeres en general, la cual tarda alrededor de 8 años en ser diagnosticada, justamente por creer que el dolor menstrual es normal, señaló el doctor. 

Precisó que el sangrado tampoco debe ser muy abundante; lo habitual debe ser entre 30 y 80 mililitros. Una toalla nocturna tiene una capacidad de 20 ml y una toalla normal, 10 ml. Si la mujer observa que su periodo sobrepasa esa cantidad, es una señal de alerta de problemas ginecológicos.

Dolor pélvico, frecuente e incapacitante

En el foro se abordó el panorama de los problemas ginecológicos más frecuentes en México. Contó con la participación del doctor José Fugarolas, Lucila Nieves, jefa de Ginecología y Obstetricia del Hospital Juárez de México, y el doctor Luis Romero, especialista en uroginecología responsable de la Clínica de Urodinamia Ginecológica del Hospital Ángeles del Pedregal.

(Foto: Freepik)

Las enfermedades ginecológicas más frecuentes en las mujeres, de acuerdo con los tres especialistas, son:

  • Miomas: 70% de incidencia
  • Dolor pélvico crónico: 60% van a tener vida con incomodidades que limitan su calidad de vida.
  • Pólipos: 35-45% de incidencia
  • Incontinencia urinaria: La incidencia es el doble de enfermedades como la diabetes 

La pandemia de covid-19 también exacerbó problemas de salud relacionados con la menstruación y el embarazo. La doctora Nieves comentó que en el Hospital Juárez se vio un incremento de consultas relacionadas a irregularidades en el periodo, dolor pélvico y sobre todo a abortos espontáneos.

Asimismo, la doctora indicó que, durante la emergencia sanitaria por coronavirus, hubo una disminución de la visita a ginecólogos y la realización de chequeos anuales de Papanicolau y colposcopia.

En 2019 se realizaron 5,000 consultas por displasias y se redujeron en 80%, lo cual no significa que se haya reducido la incidencia. De hecho, hay sospecha de que haya una mayor prevalencia de enfermedad ginecológicas sin diagnóstico, señaló.

(Foto: Freepik)

Infecciones sexuales pueden causar infertilidad

La incontinencia urinaria es otro de los mayores motivos de consulta de las mujeres y es la que atiende la especialidad de la uroginecología, que se encarga de los síntomas urinarios, uterinos y fecales.

El doctor Romero describió cuáles son los principales padecimientos de los que se ocupa la especialidad que él ejerce:

  • Incontinencia urinaria o fecal
  • Prolapso de órganos pélvicos
  • Reconstrucción pélvica
  • Rehabilitación de piso pélvico
  • Infección urinaria recurrente
  • Fístulas urinarias

Las enfermedades originadas por el contacto sexual también son un motivo de consulta frecuente en las pacientes femeninas. Todas las personas que mantienen una vida sexual activa están en riesgo de adquirir una infección de transmisión sexual, aunque las personas que tienen más de tres parejas sexual en un año, son más proclives, señaló el doctor Fugarolas.  

Estas infecciones se pueden introducir al interior de la cavidad abdominal, al endometrio y al útero y causar una enfermedad pélvica crónica que, a su vez, puede ocasionar infertilidad en las mujeres.  Para prevenirlo, el ginecólogo del IMSS recomienda tener una buena higiene sexual y usar preservativos para evitar la contaminación.

(Foto: Freepik)

La primera visita al ginecólogo debe ser antes de iniciar la vida sexual

El acercamiento al ginecólogo es fundamental dijo el doctor Fugarolas. Por ello, recomienda asistir cada seis meses a consulta si es que existe alguna enfermedad presente o factores de riesgo y de lo contrario, solo una vez al año.

El doctor Romero indica que la consulta de primera vez debe ser antes de que se inicie la vida sexual que, de acuerdo con estadísticas nacionales, es a los 12 ó 13 años de edad. Lo ideal también es acudir cuando empiece el primer periodo.

El primer Papanicolau debe hacerse después de iniciar la vida sexual o a los 20 años y lo debe realizar un médico general o un especialista. La colposcopía deber ser hecha forzosamente por un especialista en colposcopía.

Los especialistas concuerdan en que la mayor área de oportunidad en la ginecología es la prevención de las enfermedades, ya que hay un retraso en la atención médica por factores sociales, económicos y públicos. Por ello, los programas se deben implementar con miras al futuro y no tener fecha de caducidad de la presente administración.

La doctora Nieves planteó ver a los que acuden al doctor como usuarios y no como pacientes para buscar la mayor satisfacción del “cliente” y hacer que vuelvan a acudir a consulta.

La calidad del servicio ya no se mide en la productividad sino en la satisfacción de la paciente, en el número de quejas y felicitaciones como institución pública

SIGUE LEYENDO: