La liposucción se hizo para ayudar a la gente a bajar de peso, pero, así como se conocen los beneficios también se deberían conocer los riesgos de la liposucción.

Es importante saber que este procedimiento no se considera un método general ni una alternativa para bajar de peso. Un ejemplo de esto es que si se tiene sobrepeso, ayudará más el bypass gástrico y otros procedimientos bariátricos que una liposucción.

Por ello, la liposucción se considera una herramienta para personas que tienen demasiada grasa corporal en ciertas partes del cuerpo, pero un peso corporal estable. Aquí te contamos más sobre la operación y los riesgos de la liposucción.

¿Qué es la liposucción y en dónde se puede aplicar?

Se le llama liposucción al procedimiento quirúrgico en el que se usa una técnica de succión para quitar grasa de áreas específicas del cuerpo, como el abdomen, muslos, glúteos, caderas o cuello. Este procedimiento también sirve para moldear dichas zonas.

Como lo mencionamos antes, se usa para quitar grasa de áreas del cuerpo que no han respondido a las dietas o al ejercicio, como:

  • Abdomen
  • Glúteos
  • Extremidades superiores
  • Tobillos y pantorrillas
  • Espalda y tórax
  • Muslos y caderas
  • Cuello y barbilla

Este procedimiento también se puede usar para la reducción de los senos o la atención de la ginecomastia.

¿Cuáles son los riesgos de la liposucción?

De acuerdo con Mayo Clinic, la liposucción es una cirugía mayor y así como las demás, también conlleva riesgos como la reacción a la anestesia o el sangrado.

Mayo Clinic informa que algunos de los riesgos de la liposucción son los siguientes:

  1. Acumulación de líquidos: es posible que se deban drenar con una aguja
  2. Anormalidades de la silueta: la piel puede verse ondulada, marchita o irregular por la eliminación irregular de la grasa. Dichos cambios pueden ser permanentes.
  3. Infección: son poco frecuentes, pero pueden darse. En caso de que sea una infección severa, puede resultar letal
  4. Punción interna: En raras ocasiones, una de las agujas que entra muy profundo puede perforar un órgano, lo que puede llevar a significar una reparación quirúrgica de emergencia
  5. Toxicidad a la lidocaína: la lidocaína es la anestesia que generalmente se usa para controlar el dolor de la operación. En la mayoría de las ocasiones es segura, pero en raras ocasiones puede darse una toxicidad, lo que provoca problemas severos del sistema nervioso central y/o en el corazón