Las plantas permiten embellecer y dar un toque único a nuestro hogar, llenándolo de vida y color. Sin embargo, ¿sabías que algunas de las plantas más populares para el hogar también pueden ser venenosas?

Tener plantas en el hogar, principalmente si tenemos mascotas o niños pequeños, requiere conocer no sólo sus cuidados de riego o sol, sino también los posibles riesgos a la salud que podrían representar para poder tomar las precauciones necesarias.

(foto: freepik)

Muy populares, pero también peligrosas

La popularidad del cuidado de las plantas decorativas en el hogar ha aumentado de forma significativa, ganando cada vez más seguidores.

Aunque los amantes de las plantas pueden disfrutar de todas por igual, existen algunas variedades y especies que se han vuelto mucho más buscadas y populares, sin embargo, algunas de estas también pueden ser peligrosas para la salud.

¿Con qué plantas hay que tener cuidado?

A continuación te mencionamos cuáles son las 5 plantas de hogar que, además de ser muy populares debido a su belleza y su capacidad de purificar el aire, también pueden ser dañinas si se llegan a ingerir.

Es importante aclarar que estas plantas sí pueden tenerse en casa, siempre y cuando se tengan las precauciones necesarias, principalmente manteniéndolas alejadas de los más vulnerables, como los niños y las mascotas.

(foto: unsplash)

Monstera deliciosa

Sus impresionantes y características hojas la han vuelto muy popular durante los últimos años, tanto así que es de las plantas más buscadas por aquellos amantes de la vegetación en el hogar. Sin embargo, esta puede ser mortal, principalmente para las mascotas y niños pequeños.

La monstera, al ser masticada en cualquier parte por las mascotas, puede ocasionar molestias que van desde ardor y dolor de boca, y salivación excesiva, hasta dificultad para respirar por inflamación de la lengua y la faringe.

En el caso de los niños, se ha visto que esta planta puede causar convulsiones, pérdida de consciencia, e incluso muerte (en casos extremos).

(foto: unsplash)

Potus (o teléfono)

Se le considera la planta más fácil de mantener y también de reproducir, capaz de purificar el aire, pero también de causar irritaciones y daños si se ingiere o se consume, siendo más graves en las mascotas.

En perros y gatos, esta planta puede producir exceso de salivación, inflamación de la boca y la lengua, problemas para tragar y respirar, así como problemas estomacales.

En el caso de los humanos, el potus (también conocido como teléfono) puede causar irritación de la piel, inflamación de labios, lengua y garganta, además de vómitos y diarrea.

(foto: unsplash)

Sansevieria

La también llamada lengua de suegra contiene una sustancia en sus hojas (la saponina) que al ser mordida se libera, y puede causar síntomas y reacciones negativas principalmente en las mascotas (como perros y gatos), quienes pueden sufrir de vómitos, náuseas, diarrea y salivación excesiva.

En los humanos la toxicidad de esta planta es baja, ya que los síntomas (dolor de boca, náuseas) suelen ser de corta duración y no muy intensos.

(foto: unsplash)

Lirio de la paz

También llamado espatifilio o cuna de moises, es una planta muy querida por su facilidad de cuidados y de cultivo, que complementan su belleza singular; sus flores son capaces de alegrar cualquier ambiente. 

Conocida por ser un buen purificador del aire, el lirio de la paz lamentablemente también es una planta tóxica, principalmente para las mascotas, y puede dar síntomas como:

  • Ardor e inflamación de labios, boca y lengua.
  • Dificultad para hablar o tragar.
  • Vómitos y náuseas.
  • Diarrea.

(foto: unsplash)

Hoja del aire (o kalanchoe)

Esta planta, de la familia de las suculentas, no es tóxica para los seres humanos, pero sí para los animales, principalmente para los gatos, quienes pueden presentar síntomas graves que requieren de atención veterinaria inmediata.

La ingesta de estas plantas por parte de las mascotas puede causar principalmente vómito y diarrea; sin embargo, si se consume una gran cantidad, pueden haber daños y alteraciones cardíacas y neurológicas.

(Con información de: Enseñame de ciencia, Panorama, AD Magazine.)