Si uno de tus propósitos para este 2023 ha sido dejar el alcohol, la Escuela de Medicina de Harvard explica que existen algunas recomendaciones que te pueden ayudar a dejar de beber, o al menos te ayudarán a iniciar el cambio para mejorar tu salud.

Para reducir tu consumo de alcohol, esto puede ayudarte

Expertos de Harvard aseguran que si uno de tus objetivos este nuevo año es dejar de beber o, cuando menos, disminuir la cantidad de alcohol que consumes, unirte a Dry January (“Enero Seco”), podría serte muy útil.

Esta estrategia de salud pública fue iniciada en 2012, gracias a una caridad británica llamada Alcohol Change UK, que tenía como intención lograr y motivar a que las personas disminuyeran la cantidad de alcohol que consumían.

Para los expertos, el Dry January, o Enero Seco, puede ser un primer paso para lograr dejar de beber, ya que los beneficios obtenidos pueden ser una motivación para continuar con la abstinencia y dejar a un lado las bebidas alcohólicas.

Esta estrategia, como su nombre lo dice, consiste en mantenerse “seco” (sobrio) durante todo el mes de enero, o durante 30 días seguidos, si es que has iniciado un poco más tarde; esto significa que durante la duración de este reto, no puedes consumir bebidas como:

  • Cerveza.
  • Vino.
  • Cócteles. 
  • Destilados.
  • Cualquier bebida con alcohol, aunque su porcentaje sea bajo.

(foto: freepik)

Según Harvard, así puedes lograrlo

Eso sí, aunque el Dry January puede ser muy eficiente y un buen paso para iniciar, en algunos casos permanecer todo un mes sin beber, principalmente si es una costumbre, puede ser complicado, aunque no imposible.

Harvard explica que incluso si tienes la motivación suficiente y puedes lograr con éxito mantenerte al menos 30 días sin beber, seguramente te hará falta algo de ayuda o apoyo para lograrlo, y para hacerlo, ofrece los siguientes consejos:

  • Encuentra un sustituto a las bebidas alcohólicas, principalmente si los antojos te atacan o si acudirás a reuniones o eventos sociales. En lugar de vino o cerveza, podrías seleccionar bebidas como agua mineral, versiones no alcohólicas de bebidas o sodas.
  • Mantén el alcohol lejos de tu casa, así te evitarás tentaciones y disminuirás el riesgo de que el Dry January te sea más difícil o sea fallido.
  • Si te invitan a fiestas o reuniones, lleva tus bebidas no alcohólicas contigo.
  • Busca tener un grupo de apoyo, que sepan y estén enterados de tus intenciones y objetivos, para que te puedan apoyar y motivar.
  • Hacerlo con compañía puede ser útil, por lo que motivar a conocidos, como familiares o amigos a unirse, podría servir para que ambos se apoyen durante el proceso.
  • Evalúa tus sentimientos durante el reto. Según los especialistas de Harvard, reflexionar sobre tus hábitos de bebida podría ayudarte a entender que el consumo de alcohol y los antojos de beber quizás no son tan importantes.
  • Acude con especialistas en caso de ser necesario, como en caso de que presentes síntomas de abstinencia al alcohol (vómitos, ansiedad, temblores, dolores, sudoración, insomnio). 
  • No te rindas, y si algún día sientes algún antojo o si la tentación te gana, no te sientas culpable ni te castigues, solo vuelve a intentarlo al día siguiente.

(foto: freepik)

¿Por qué es importante reducir el consumo de alcohol?

Hasta ahora, diferentes investigaciones han demostrado que el consumo de alcohol frecuente y en grandes cantidades puede causar problemas de salud muy importantes, que pueden ocurrir a nivel físico y mental, como mayor riesgo de cáncer o problemas de memoria.

Así, reducir la cantidad de bebidas alcohólicas que se consumen (en frecuencia y cantidad), podría tener impactos relevantes en la salud, y órganos como el corazón, el hígado y el cerebro podrían agradecerlo.

De hecho, un estudio publicado en BMJ Open, encontró que la abstinencia del alcohol incluso en un tiempo tan corto como 30 días, podía tener grandes beneficios, ya que los bebedores regulares que dejaron de beber alcohol por un mes, vieron mejoras como:

  • Mejor descanso.
  • Más energía.
  • Pérdida de beso.
  • Niveles de presión arterial más bajos.
  • El colesterol en su sangre también disminuyó.
  • Las proteínas relacionadas al cáncer que podían encontrarse en su sangre eran más bajas.

(Con información de: Harvard Health Publishing.)