Una bacteria que vive en Marte y tiene la capacidad de sobrevivir por más de 280 millones de años puede llegar a la tierra. Su nombre es “Conan” y existe la posibilidad de que las consecuencias de su llegada sean “bárbaras” para las personas.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) advierte que la bacteria Conan puede resistir ataques de baños ácidos, bajas y altas temperaturas e incluso dosis de radiación, pero también capacidad de regeneración.

Suena a ciencia ficción, ¿no? Pero la NASA apunta que esto se debe a que Deinococcus radiodurans, el nombre real de la bacteria Conan, tiene un código genético que se repite varias veces para que el daño en una zona pueda ser reconocido y reparado con rapidez.

Conan, la bacteria “bárbara"… ¿y casi invencible?

El journal Science informa que si hubiera un superhéroe en el mundo bacteriano, ese puede ser Conan... y con los ojos cerrados.

“Su nombre científico Deinococcus radiodurans es traducido como "baya extraña que resiste la radiación", lo menciona todo: este organismo puede sobrevivir a dosis de radiación de hasta 10,000 Grays (Gy), que es un nivel letal para otras bacterias y la mayoría de las células en general”, se puede leer en esta revista científica.

¿Estamos en riesgo?

Conan, la bacteria “bárbara” del espacio, puede hacernos mucho daño si llega a la tierra y uno de los mecanismos que puede hacer que esto suceda es que se traigan muestras para su estudio.

El químico de la Universidad de Northwestern, Brian Hoffman, señala que así como nosotros podemos contaminar Marte con bacterias de la tierra, los microorganismos que son traídos del espacio pueden llegar a nuestro planeta.

“Nuestros descubrimientos implican que la contaminación hacia adelante de Marte va a ser esencialmente permanente, y la contaminación hacia atrás es una posibilidad si alguna vez hubo vida en Marte”, indica Hoffman en el estudio original publicado en el journal Astrobiology.

El especialista abunda que si los microbios evolucionaron en Marte, pueden ser capaces de sobrevivir hasta hoy y si se regresan muestras de este planeta, como Deinococcus radiodurans se puede contaminar la Tierra.

La luz ultravioleta puede ser nuestra aliada contra la bacteria Conan, pero no es un arma definitiva.

“Aunque "Conan the Bacterium" solo pudo sobrevivir durante unas pocas horas en la superficie mientras se encontraba bañado en luz ultravioleta, su vida útil mejora de manera drástica cuando está a la sombra o está directamente debajo de la superficie de Marte”, explica el experto para la Universidad de Northwestern.