Las fresas son una de las frutas preferidas por muchas personas, sin embargo, no todos saben limpiarlas y comerlas de forma segura.

Al igual que otros productos agrícolas, las fresas pueden contaminarse por bacterias o virus de camino al hogar. Específicamente las fresas pueden contaminarse de Salmonella, E. coli y hepatitis A.

¿Qué pasa si no se lavan las fresas?

Si comes fresas contaminadas puede ocurrir una infección estomacal leve o fuerte cuyos síntomas pueden ser fiebre, dolor de estómago, náuseas, vómito y diarrea.  Por eso es importante limpiar las fresas antes de comerlas.

Ninguna fruta o verdura puede ser limpiada solamente con agua. Es necesario además limpiar con alguna solución desinfectante para remover por completo los patógenos y prevenir enfermedades. Te enseñamos cómo hacerlo.

(Foto: Especial)

¿Cómo se lavan las fresas con vinagre?

Siempre es preferible lavar las fresas justo antes de comerlas, porque de otra manera es más fácil que éstas se echen a perder más rápido. Antes de lavar las fresas, asegúrate de lavarte las manos y lavar el área donde vas a desinfectar tus alimentos.

De preferencia es mejor no desinfectar las fresas con detergente, jabón o cloro porque podrías cambiarle el sabor a la fruta.

  • Lo que debes hacer es colocar en un recipiente hondo una solución desinfectante de partes iguales de vinagre blanco y agua. Introduce las fresas en la solución y déjalas reposar por media hora.
  • Al finalizar ese tiempo, sácalas y frótalas con un cepillo para quitarles la suciedad que pudo haber quedado.
  • Después vuélvelas a enjuagar con agua y sécalas con una toalla absorbente de cocina.
  • Quítales las hojas verdes y guárdalas en un recipiente hermético y consúmelas máximo en 4 días. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información foodsafety.wisc y El Diario Vasco)