Los tenis blancos son un básico en el guardarropa, ya que combinan que prácticamente cualquier atuendo, sin embargo, tienen una desventaja: se ensucian con facilidad. Por ello, te decimos los trucos efectivos para dejarlos impecables. 

Es común que al poco tiempo de llevar puestos tenis blancos, estos se ensucien y tengan marcas o manchas

Pero antes de que se te ocurra meterlos a la lavadora, te decimos cuál es la forma correcta de lavarlos para que queden relucientes y no se vuelvan amarillos

¿Cómo lavar tenis blancos?

Existen muchos métodos caseros para dejar los tenis blancos como nuevos y sin maltratarlos, solo debes tener a la mano los ingredientes y seguir con cuidado las instrucciones de lavado. Toma nota:

(Foto: Pexels) 

  • Bicarbonato de sodio y vinagre

Esta poderosa combinación es muy efectiva y segura, incluso puede sacar las manchas de óxido que se hacen en la zona de las agujetas

Solo debes mezclar una cucharada de bicarbonato y un poco de vinagre, de manera que formes una pasta.

Aplica la mezcla en toda la superficie de los tenis y esparce bien con un cepillo. 

Deja que los ingredientes eliminen la suciedad durante al menos una hora. Es ideal que saques los tenis al sol en este proceso.

Con una esponja o cepillo suave, frota las manchas más difíciles Retira la pasta con ayuda de un trapo húmedo.

  • Agua oxigenada 

En superficies de tela, el agua oxigenada es un perfecto aliado para sacar manchas difíciles, así que puede ayudarte a dejar tus tenis impecables sin maltratarlos. 

Solo aplica unas gotas directamente sobre la superficie más sucia o con manchas y deja que el agua oxigenada actúe durante al menos 15 minutos.

(Foto: Pexels) 

Si la mancha es fresca, notarás cómo desaparece prácticamente al instante; si es una mancha vieja, puede requerir que apliques varias veces el producto.

Limpia con un trapo húmedo la zona o aplica un poco de agua y deja secar

  • Sal con leche 

La mezcla de estos dos ingredientes da como resultado un limpiador y blanqueador muy efectivo para lavar los tenis.

Solo debes mezclar medio litro de agua, con un litro de leche de vaca entera y 150 gramos de sal en un balde o cubeta.

Revuelve muy bien los ingredientes y sumerge tus tenis en la mezcla, asegúrate de dejar las agujetas o cordones puestos. 

Deja los tenis sumergidos por 2 horas y luego enjuágalos con abundante agua y detergente, frotando con un cepillo.

Enjuaga bien solo con agua y deja secar al sol.

Precauciones al lavar tus tenis blancos

Como ves, hay muchos trucos caseros y efectivos para lavar los tenis blancos, pero es importante que tengas en cuenta algunas precauciones. 

(Foto: Pexels) 

Nunca mezcles cloro con amoníaco o amonia, tampoco con alcohol, agua oxigenada, vinagre, productos con ácido muriático o con ácido cítrico, ya que se general gases tóxicos que cuando los inhalas, causan irritación en las mucosas y tu piel.

En algunos casos, también pueden causar quemaduras en ojos, piel y tracto respiratorio, así como síntomas como tos, dolor de cabeza y pecho, dificultad para respirar, náuseas, entre otros.

(Con información de Enséñame de ciencia, UnComo)

Para aprender más de...5 Recomendaciones para usar zapatos de tacón

¿Es malo utilizar tacones?
Los tacones son uno de los accesorios que más pueden beneficiar a un outfit, ya que pueden hacer que todo se vea mucho más estilizado y elegante. Sin embargo, informan los especialistas, utilizar tacones todos los días, sin tener consideraciones al respecto, podría ser perjudicial para la salud.
La belleza no siempre debe costar.
Si bien el uso de tacones se ha asociado a problemas articulares, estéticos y alteraciones en los pies (los más afectados), existen recomendaciones de instituciones como el Instituto Valenciano del Pie y el Centro Médico ABC, que podrían ayudarte a utilizar este tipo de calzado sin sufrir en el proceso. Es importante recordar que lo ideal es no abusar, y estar atentos a las señales de nuestro cuerpo.
1. No mayores a 4 cm.
Las instituciones como el Centro Médico ABC, informan que un tacón no debe ser mayor a 4 centímetros, pues de lo contrario, la distribución del peso podría ser anormal y se ejercería demasiada presión y fuerza en las articulaciones.
2. Evita que tengan puntas demasiado cerradas o puntiagudas.
Entre más cerradas las puntas, menor espacio tendrán tus dedos para moverse, lo que podría resultar en lesiones, incomodidades e incluso deformidades, ya que los dedos terminarán sobrepuestos uno sobre otros para poder acomodarse.
3. Alterna entre zapatos.
No es necesario que todos los días utilices zapatillas con tacón de aguja. Los expertos recomiendan que, si usarás tacones, también uses zapatos bajos, principalmente si recién comienzas con este tipo de calzado, ya que será más fácil que tus músculos no resientan el esfuerzo.
4. El dolor debe ser usado como señal.
Si algo duele, es una señal de que algo no está bien y podrías hacerte daño. Si tus pies duelen, lo ideal es que descanses, que te quites el calzado y que, incluso, cambies el estilo. No debes forzar a tus pies, ni a tus piernas a soportar el dolor.
5. Comienza poco a poco.
Lo mejor es que si no tienes experiencia con zapatos altos, no elijas unos demasiado altos de primera cuenta, ni unos con un tacón muy delgado. Es preferible que selecciones algunos de tacón corrido o grueso, de baja altura, para que poco a poco puedas ir adaptándote.