Las verrugas verdaderas no son las que crees y probablemente hayas tenido una verruga que no era una verruga verdadera. ¿Confuso? Para mucha gente que no sabe la diferencia entre los fibromas y las verrugas verdaderas, lo es.

Durante el foro “¿Crees que los problemas de la piel no son importantes? Acá te lo aclaramos”, organizado por SuMédico, la doctora Ana Gabriela Sánchez Cárdenas explicó que no debes sentirte mal por tener la duda, pues se trata de una de las consultas dermatológicas más comunes.


Verrugas verdaderas: ¿Cómo puedes reconocerlas?

La doctora Sánchez Cárdenas precisa que hay otras lesiones que se confunden mucho con las verrugas, pero en realidad no lo son.

“Las verrugas verdaderas son causadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH), que ya se ha visto que hay más de 150 tipos de VPH, y cada tipo, cada serotipo, es el que nos da las verrugas. Estas nos pueden dar en todo el cuerpo”, explica la experta.

En sus palabras, las verrugas en las manos generalmente son referidos como “mezquinos” y los que salen en los pies, son conocidos como “ojos de pescado”.

“Mis pacientes se espantan cuando les hablo de VPH, porque lo asocian con cáncer y con enfermedades de transmisión sexual. Es importante diferenciarlas”, abunda.

¿Cómo saber si la verruga es una verruga verdadera?

La doctora Sánchez Cárdenas añade que las verrugas que ocurren en el resto del cuerpo generalmente son benignas, pero sí es importante tratarlas. Las verrugas genitales, por su parte, no son benignas y resultan peligrosas porque pueden convertirse en cáncer. Esas sí son de transmisión sexual.

“Las verdaderas verrugas son por el VPH y son como unas protuberancias ásperas que se producen en todo el cuerpo. Suelen ser confundidas con unas que salen en el cuello, en las axilas o en las ingles, que son generalmente por herencia”, explica.

A veces se pueden asociar con resistencia a insulina, diabetes, obesidad… son como pedacitos de piel que se van formando. Es muy diferente el tratamiento de estos fibromas al de las verrugas


Para aprender más de...Lo que debes saber sobre la resistencia a los antibióticos

¿Te imaginas que las medicinas no surtieran efecto y tu enfermedad no tuviera cura?

La resistencia a los antibióticos es una realidad
¿Las personas tenemos la culpa?

La sobreconfianza que se le tiene a los antibióticos desde hace varios años es una de las causas. El que se les recomiende mucho está jugando en nuestra contra y beneficiando a lo que nos hace daño.
¿Superbacterias?

El Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA) mata a más estadounidenses cada año que el enfisema, el VIH / SIDA, la enfermedad de Parkinson y el homicidio combinados, advierte la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos
Se necesitan médicos más capacitados

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) informaron en 2016 que al menos el 30% de los antibióticos recetados en EUA durante ese año fueron innecesarios
¿Qué provoca la resistencia a los antibióticos?

De acuerdo con Mayo Clinic, algunos medicamentos que solían ser tratamientos estándar para las infecciones bacterianas ahora son menos efectivos o no funcionan en absoluto debido a la resistencia a los antibióticos.
El peligro nunca termina:

Cualquier bacteria que sobrevive a un tratamiento con antibióticos puede multiplicarse y transmitir sus propiedades resistentes. Además, algunas bacterias pueden transferir sus propiedades resistentes a los medicamentos a otras bacterias.
La no automedicación y las visitas al especialista, la clave:

l uso excesivo de antibióticos, especialmente tomar antibióticos incluso cuando no son el tratamiento adecuado, promueve la resistencia a los antibióticos, indica Mayo Clinic

Las verrugas verdaderas sí son contagiosas y se pueden transmitir por contacto piel con piel. Son comunes en albercas, gimnasios, baños y regaderas públicas. Es tan importante nuestra piel que si hay una cortadura, es muy probable que te contagies de este virus.

“Hay que valorar la edad del paciente para ver qué tratamiento se le va a dar, pero es importante tratarlas porque se pueden contagiar. Incluso uno mismo se las puede autopropagar al rascarlas o rasparlas”, advierte.

La recomendación es ir con el dermatólogo para que corrobore la verruga y se dé el tratamiento adecuado, porque si se ponen ácidos pueden causar quemaduras.

“Es peor, porque entonces llegan con una lesión peor a la que tienen. Por ello es recomendable ir con el dermatólogo”, concluye.