¿Tienes intolerancia al alcohol o solo fue una muy mala borrachera? Así es, no todas las crudas son por pasarte de copas; en realidad algunas personas que no pueden manejar el alcohol, no por mala copa, sino por una mala reacción de su cuerpo ante el alcohol.

El dolor de cabeza, las náuseas, el vómito, el ardor y dolor de estómago, la sequedad de la boca, el cansancio y la niebla mental son algunos de los síntomas más comunes de una ingesta de alcohol excesiva.

Pero, ¿cómo se diferencia cuando esto sucede por una alergia a las bebidas alcohólicas? Te explicamos.

¿Mala copa o mala genética?

El alcohol es una sustancia tóxica para los seres humanos y por eso, durante su ingesta, ocurren determinados procesos corporales para convertirlo en no tóxico. Este proceso puede tomar 24 horas o más y se conoce como la resaca del día siguiente.

Su duración y su gravedad depende de cuánto alcohol, de qué tipo y la velocidad del metabolismo de cada persona. Cualquiera que tome de más puede experimentar estos efectos, pero para las personas intolerantes, esto sí es la peor cruda de su vida.

Esto ocurre debido a un trastorno metabólico genético que provoca que el cuerpo no metabolice de forma correcta el alcohol.

(Foto: Unsplash)

El alcohol es tóxico para los humanos y por eso provoca resaca

La BBC explica cuál es el proceso de la ingesta de alcohol en el organismo. Cuando se ingiere dicha sustancia, una enzima llamada alcohol-deshidrogenasa (ADH) se encarga de descomponer el líquido en un compuesto llamado acetaldehído.

Después, otra enzima llamada aldehído-deshidrogenasa (ALDH) transforma al acetaldehído en ácido acético no tóxico, nombre científico del vinagre. A medida que envejecemos, la enzima ALDH disminuye y por eso se hace más difícil aguantar el alcohol.

Las personas con intolerancia genética al alcohol tienen una versión mutada de la enzima ALDH, que provoca una acumulación de acetaldehído en el cuerpo, lo que lleva al malestar de tomar alcohol, pero de una forma más grave de lo normal.

Este es uno de los trastornos hereditarios más comunes en el mundo, pues afecta a 560 millones de personas en el mundo, con una alta prevalencia en las personas de ascendencia asiática.

(Foto: Unsplash)

Los síntomas de una intolerancia al alcohol, además de los de la resaca común, son:

  • Enrojecimiento de la piel
  • Palpitaciones
  • Fatiga

Puede haber intolerancia al color y sabor de las bebidas alcohólicas

Además del trastorno genético, hay otras cosas que pueden llevar a la intolerancia al alcohol. Esto puede ser tener una intolerancia a los químicos que dan sabor y color a las bebidas y no a la sustancia como tal.

 Las personas pueden ser intolerantes a la histamina que se encuentra en el vino tinto, a los salicilatos que se encuentran en el vino, el ron y el jerez o a los sulfitos, que son conservadores presentes en la bebida.

Una intolerancia de este tipo puede provocar síntomas como:

  • Congestión o secreción nasal
  • Dolor de cabeza intenso
  • Urticaria
  • Picazón
  • Respiración entrecortada
  • Malestar estomacal

Los asmáticos son especialmente sensibles a los sulfitos y deberían tener cuidado con las bebidas que eligen, aclara el artículo de la BBC. Las bebidas que lo contienen son el vino tinto, blanco, rosado y espumoso, la sidra y la cerveza.

(Foto: Unsplash)

La alergia al alcohol sí existe, pero es rara

Por último, aunque es raro, hay personas que tienen alergia al alcohol. En cambio, puede ser más común que exista una alergia a uno de los ingredientes de la bebida como la cebada o el trigo.

Incluso se puede ser alérgico a la proteína transportadora de lípidos (LTP), que se encuentra en frutas y verduras y algunas bebidas alcohólicas.

Los síntomas de una reacción alérgica a la LTP pueden aparecer 15 a 30 minutos después y son:

  • Hinchazón
  • Picazón
  • Problemas digestivos
  • Dificultad para respirar
  • Anafilaxia, en casos extremos

Es recomendable que las personas que sepan que sufren una alergia o intolerancia a algunos ingredientes de las bebidas alcohólicas, limiten su consumo. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de BBC)