Quitar las manchas y la suciedad de un sillón en casa es necesario, aunque puede parecer algo complicado, lo que muchas veces nos lleva a pagar para que alguien más lo realice. A continuación, te decimos cómo lavar un sillón en casa sin necesidad de gastar en productos especiales. 

Los sillones son especialmente vulnerables a ensuciarse rápidamente, pues es común que mientras descansamos ahí, estemos comiendo algo que pueda caerse, como salsas o bebidas que también estemos en compañía de nuestra mascota.

(Foto: Pexels) 

Pero los sillones también acumulan con facilidad polvo, ácaros y pelo de mascotas, lo que hace que su limpieza se vuelva fundamental, aún más si en la familia hay alguien con asma o alergias. 

¿Cómo lavar un sillón en casa?

Limpiar y aspirar un sillón en casa es muy importante no solo para que tu espacio se vea agradable, sino para mantener la buena salud, así que te damos las claves para hacerlo sin complicaciones. 

Cuando tienes sillones de piel o cuero es mucho más sencillo, basta con sacudirlos o aspirarlos y luego pasar un trapo húmedo con jabón para frotar delicadamente. Limpia con otro trapo húmedo sin detergente y seca con una toalla o paño limpio.

(Foto: Pexels)

Por su parte, lavar sillones son de tela puede ser un poco más complicado, aunque no imposible.

El primer paso es retirar el polvo y para ello puedes pasar una aspiradora que elimine la suciedad, luego, debes preparar una solución limpiadora con lo siguiente:

  • 1 litro de agua tibia
  • 1 taza de vinagre 
  • 1 cucharadita de bicarbonato 

Mezcla todos los ingredientes en una cubeta y luego moja un trapo limpio que no manche con la solución. Exprime bien para retirar el exceso y pásalo sobre el sillón, con movimientos circulares. La idea es que no se moje en exceso.

Espera a que la tela del sillón se seque completamente y si hay manchas difíciles, puedes rociarlas con alcohol y tallar con un cepillo suave.

(Foto: Pexels) 

También es posible hacer un lavado en seco, para ello, humedece un trapo con alcohol y pásalo rápidamente sobre la superficie del sillón, sin que se moje por completo.  Luego, espolvorea bicarbonato solo o mezclado son sal y deja actuar por una hora. Aspira y repite una vez cada 15 días.

Otros trucos para limpiar un sofá de tela en casa

Para lavar un sillón en casa mejor, no dejes que una mancha se seque o que pase mucho tiempo luego de haber ensuciado o derramando algo ya que si dejas que la mancha se seque sola será más difícil de eliminar.

Si se trata de una mancha de café, vino o jugo de naranja, te sugerimos aplicar sal granulada o un poco de limón para eliminar la mancha. Si deseas eliminar marcas de tinta emplea alcohol etílico.

Para eliminar las machas de grasa aplica una cantidad de bicarbonato en estado puro sobre el área afectada y espera a que actúe y absorba la grasa.

Trata de hacer una limpieza de mantenimiento cada 15 días para que las manchas no se acumulen, y luego una más profunda una vez al mes.

(Foto: Pexels) 

Estos trucos para lavar un sillón en casa son muy efectivos, pero es necesario que antes verifiques sus materiales y que analices si los ingredientes que aquí te mencionamos no causarán un daño. Revisa bien las instrucciones del fabricante y síguelas a la perfección. 

(Con información de salud180)

Para aprender más de...¿Cuáles son los objetos de uso diario con más gérmenes y bacterias?

Celular
Es una de las cosas más sucias que usamos, en parte porque lo llevamos con nosotros a todas partes, incluso al baño, que está repleto de bacterias. El celular podría estar hasta 10 veces más sucio que el asiento del inodoro y tener la bacteria E.coli, que causa malestar estomacal y puede vivir durante horas en una superficie caliente como tu teléfono.
Control remoto
La razón de que sea tan sucio es que todo el mundo lo agarra con manos llenas de gérmenes. Si no lo estás usando, el control está en el piso, entre los huecos de sillones, un lugar propicio para el moho y las bacterias. Por eso, hay que limpiarlo de vez en cuando con toallitas desinfectantes.
Teclado de computadora
Otro lugar que usamos con las manos sucias y que está repleto de gérmenes y migajas de comida. Por eso, lo mejor es lavarse las manos después de usarlo y limpiar las teclas con un algodón con alcohol y un cepillo para quitar las partículas de polvo.
Esponja de trastes
Es el objeto más sucio de una casa por ser el hábitat perfecto de los gérmenes. No solo está húmeda todo el tiempo, sino que guarda restos de comida. Por eso, enjuágala después de usarla y trata de ponerla en un lugar seco. Tienes que sustituirla cuando empiece a oler.
Contenedor de cepillos de dientes
Cada que termines de usar el cepillo y lo guardas, el contenedor guarda agua, restos de pasta de dientes e incluso saliva. Por ello, este objeto es uno de los más sucios del hogar.
Límpialo a menudo, una forma fácil de hacerlo es lavarlo con una esponja.
Juguetes de perro
La boca de los perros no es más limpia que la de los humanos, simplemente tiene bacterias diferentes y cada vez que tu perro agarra un juguete con su boca lo llena de saliva y gérmenes. Además la humedad que guarda un juguete con saliva es un reservorio de microbios. Limpia los juguetes de goma a mano y los de tela en la lavadora.
Dinero
Además de que pasan por el contacto de miles de personas, una investigación encontró que los billetes conservan aproximadamente 3 mil tipos de bacterias, desde los gérmenes que causan el acné hasta los microbios de las personas que se chupan los dedos cuando cuentan los billetes. Lávate las manos después de usarlos.
Carritos de supermercado
De por sí los productos del super están sucios porque pasaron por muchas manos llenas de gérmenes, agrégale que todos tocan el carrito, que los bebés y niños con pañales se sientan sobre él y que en la intemperie se llenan de otros patógenos. Las asas y los asientos suelen albergar E. coli, campylobacter y salmonella.