Es bien sabido que la natación, como deporte o actividad de recreación puede afectar negativamente al cabello, principalmente en cabellos teñidos o decolorados.Sin embargo, no todo está perdido: existen una serie de consejos que pueden ayudar a evitar el daño en tu cabellera.

Estos consejos son 7 tips básicos, que puedes seguir para evitar que tu color se vea afectado al nadar, y para prevenir esa molesta resequedad que surge luego de un rato en la piscina, lo que podría quitarte un peso de encima durante tus vacaciones o al realizar tu deporte favorito.

(foto: unsplash)

El cloro es el principal culpable del daño

Un artículo de Cuidate Plus, indica que el cloro, que es un elemento químico utilizado para desinfectar y evitar la aparición de gérmenes, puede producir sequedad e irritación en piel, ojos y cabello.

En el caso del cabello, las altas concentraciones de cloro y la combinación con el sol, pueden provocar que este se vuelva reseco, fino y frágil, por lo que también se pone más quebradizo. Además, puede perder su brillo natural y verse opaco.

Si a este proceso secante del cloro, que altera el pH del agua de la piscina, se le suma la exposición prolongada al sol sin utilizar un protector y una mala rutina de cuidado del cabello, podemos tener daños importantes que podrían ser irreversibles.

(foto: unsplash)

¿Qué hacer para evitar que tu cabello se dañe al nadar?

Cuidar el cabello de los daños que puede ocasionar el agua clorada de la piscina, en realidad no es tan complicado.

Básicamente debes enfocarte en algunos puntos básicos como:

  • Utilizar gorra.
  • Apoyarte de productos de cabello que ofrezcan protección.
  • El lavado del cabello.
  • Cuidados post-natación.

A continuación, te explicamos con más detalle 7 tips para cuidar tu cabello si te gusta nadar:

1. Una gorra de natación será tu mejor aliada

Utilizar una gorra de natación, puede prevenir el daño que causa el agua clorada, ya que evita el contacto del cabello con el agua. Se sugiere que sea de silicona, ya que algunas personas consideran que el látex y la lycra pueden dañar más el cabello.

2. Un buen protector para cabello

Un protector para cabello, como un aceite o crema, puede ser útil para evitar resequedad.

Estos productos, además pueden formar una especie de escudo que minimizará el contacto del agua con cloro y su absorción, por lo que es bastante útil aplicarlos debajo de la gorra.

Puedes elegir un aceite de almendras, de coco o de oliva, o cualquier aceite protector diseñado para cabello.

(foto: unsplash)

3. Enjuagar el cabello después de nadar: fundamental

Enjuagar tu cabello después de nadar es sumamente importante, ya que así podrás retirar todos los restos de cloro que puedan quedar entre las hebras del cabello. De esta manera disminuirás las probabilidades de daños por acumulación.

4. Pero antes de nadar, también hay que enjuagarlo

Enjuagarlo antes de entrar a la piscina también es recomendable, ya que se eliminarán productos que puedan producir una reacción química al contacto con el cloro, y que podrían resultar en alergias, resequedad o irritación.

5. Elige correctos productos para cabello

Utiliza productos especiales para alberca que puedan ayudar a que se reseque menos. Los champús con tiosulfato de sodio pueden ser de mayor utilidad para neutralizar el efecto del cloro, reporta Marie Claire.

Eso sí, en caso de que no encuentres productos tan especializados, aquellos que tengan proteínas de trigo, extracto de yogurt y caléndula pueden ser útiles.

Utilizar mascarillas y acondicionadores hidratantes podría ayudar a que el cabello recupere su hidratación.

(foto: unsplash)

6. No peines el cabello luego de nadar

Cuando salgas de la piscina, intenta no trenzar o recoger tu cabello, ya que al dejar el cabello húmedo en algún peinado (como trenzas o coleta), esta humedad  se queda guardada y podría provocar que se pudra. Lo ideal es que lo dejes secar (sin utilizar herramientas como secadoras) antes de realizarte algún peinado.

7. Ten un buen cuidado rutinario para tu cabello

Cuida tu cabello de forma cotidiana. No te enfoques en cuidarlo solo cuando salgas de la alberca o después de nadar, es importante que lo protejas de forma regular, ya que tener un cabello sano ayudará a que existan menos daños cuando entre en contacto con el cloro

(foto: unsplash)

En los cabellos teñidos se debe tener más cuidado

Es bien sabido que los cabellos que más sufren por el cloro de la alberca y al nadar, son los cabellos que han sido teñidos o decolorados.

Esto es porque los productos utilizados para decolorar y hacer cambios en el cabello lo dañan, principalmente la cutícula, dejándolo más poroso y susceptible al daño de otros químicos, por esta razón, es de suma importancia tener mayor cuidado con este tipo de cabellos.

Los cambios en el color están dados por la reacción química de los tintes, como la oxidación del cobre y hierro en el agua, que produciría, por ejemplo, un color verdoso.

Marie Claire indica que una opción para cuidar el color y que este dure más, es utilizar a diario una mascarilla protectora de calor.

Lo ideal es que elijas productos que ayuden a hidratar, pero también que selecciones productos orientados a mantener y cuidar la coloración que tengas en el cabello.

(Con información de: LadyRun, Marie Claire, Mejor Con Salud, Glamour, Cuidate Plus.)