En verano, es común que descuidemos varios aspectos de nuestra salud, pues con las vacaciones se rompe la rutina. La salud íntima femenina suele ser una de las más se deja de lado en esta época y por ello, te compartimos consejos para mantenerla.

La zona íntima femenina tiene características propias que hacen que su cuidado e higiene sean diferentes a las de otras partes del cuerpo, especialmente cuando hay calor y humedad. 

A continuación, te compartimos algunos consejos para mantener saludable esta parte de tu cuerpo aunque salgas de vacaciones

Buena salud íntima femenina en verano

El portal especializado Infosalus, informa que mantener una salud genital requiere de tener en cuenta muchos puntos importantes. 


(Foto: Pexels) 

Al respecto, la doctora Nerea Luqui, especialista en ginecología y obstetricia, señala que en verano, es especialmente importante mantener los cuidados en esta zona, pues es cuando aumenta el riesgo de infecciones e irritación.

Estos son los puntos más importantes que debes tener en cuenta para cuidar tu zona íntima femenina en esta temporada: 

  • Cuidado con la ropa interior 

La ropa interior está en contacto directo con tu zona íntima, por lo que es importante que cuides el material del que está hecho. La ginecóloga recomienda que sea de materiales naturales, principalmente el algodón, porque favorece la transpiración de la zona.

Evita las prendas sintéticas tanto como puedas y cambia tu ropa interior todos los días

  • Evita la ropa ajustada 

Tanto los pantalones como la ropa interior ajustada no son buenas para la salud íntima femenina, ya que pueden causar rozadura o hacer presión en la vulva, lo que favorece que se acumule la humedad

(Foto: Pexels) 

  • Ten precauciones con los productos menstruales 

En tu periodo es importante que, si usas toallas sanitarias, sean 100% de algodón y sin perfumes para facilitar la transpiración de la vulva y la vagina y para ayudar a que el microbioma o ecosistema vaginal no se vea afectado y esté equilibrado.

También es importante que cambies con frecuencia la toalla o el tampón, cada 4 a 6 horas, dependiendo de la cantidad de flujo. 

  • Cámbiate el traje de baño de inmediato 

Evita estar con el traje de baño o bikini mojado durante mucho tiempo después de nadar, ya que generalmente estas prendas están hechas de telas que no transpiran bien, de manera que si además están mojados, suman un efecto negativo para la salud íntima.

  • Cuidado con la depilación

Depilar la zona íntima femenina es muy común en verano, pero ten cuidado con los pequeños cortes en los labios y zonas cercanas, pues se trata de una zona muy delicada. 

Es tu decisión depilar por completo o solo recortar un poco, pero es importante que tengas en cuenta los riesgos de quitar todo el vello íntimo.

(Foto: Pinterest) 

De acuerdo con Efe salud, la depilación del vello total aumenta hasta 3 veces o 4 las probabilidades de que nos contagiemos de una enfermedad de transmisión sexual, como herpes y Virus del Papiloma Humano (VPH). 

Aunado a ello, se pueden crear cortes que no se ven a simple vista por los rastrillos, las cremas o las ceras, pero que conllevan un riesgo alto de entrada a patógenos. También se generan vellos encarnados que causan foliculitis o la aparición de barros o granitos en la zona. 

Recuerda mantener los cuidados todo el año 

Finalmente, es importante que tengas en cuenta la higiene de tu zona intima, no solo en verano, sino durante todo el año. Recuerda que siempre debes lavarte las manos antes de tocarte y limpiarte de adelante hacia atrás cuando vas al baño.

Evita las duchas vaginales, basta con lavar la zona con agua y un jabón neutro o sin perfume.

No uses esponjas ni nada similar para limpiar la zona porque puede resultar un nido de gérmenes. Usa solo tus dedos para lavar de forma delicada

(Con información de Infosalus, Efe salud, Web Consultas)

Para aprender más de...5 Recomendaciones para usar zapatos de tacón

¿Es malo utilizar tacones?
Los tacones son uno de los accesorios que más pueden beneficiar a un outfit, ya que pueden hacer que todo se vea mucho más estilizado y elegante. Sin embargo, informan los especialistas, utilizar tacones todos los días, sin tener consideraciones al respecto, podría ser perjudicial para la salud.
La belleza no siempre debe costar.
Si bien el uso de tacones se ha asociado a problemas articulares, estéticos y alteraciones en los pies (los más afectados), existen recomendaciones de instituciones como el Instituto Valenciano del Pie y el Centro Médico ABC, que podrían ayudarte a utilizar este tipo de calzado sin sufrir en el proceso. Es importante recordar que lo ideal es no abusar, y estar atentos a las señales de nuestro cuerpo.
1. No mayores a 4 cm.
Las instituciones como el Centro Médico ABC, informan que un tacón no debe ser mayor a 4 centímetros, pues de lo contrario, la distribución del peso podría ser anormal y se ejercería demasiada presión y fuerza en las articulaciones.
2. Evita que tengan puntas demasiado cerradas o puntiagudas.
Entre más cerradas las puntas, menor espacio tendrán tus dedos para moverse, lo que podría resultar en lesiones, incomodidades e incluso deformidades, ya que los dedos terminarán sobrepuestos uno sobre otros para poder acomodarse.
3. Alterna entre zapatos.
No es necesario que todos los días utilices zapatillas con tacón de aguja. Los expertos recomiendan que, si usarás tacones, también uses zapatos bajos, principalmente si recién comienzas con este tipo de calzado, ya que será más fácil que tus músculos no resientan el esfuerzo.
4. El dolor debe ser usado como señal.
Si algo duele, es una señal de que algo no está bien y podrías hacerte daño. Si tus pies duelen, lo ideal es que descanses, que te quites el calzado y que, incluso, cambies el estilo. No debes forzar a tus pies, ni a tus piernas a soportar el dolor.
5. Comienza poco a poco.
Lo mejor es que si no tienes experiencia con zapatos altos, no elijas unos demasiado altos de primera cuenta, ni unos con un tacón muy delgado. Es preferible que selecciones algunos de tacón corrido o grueso, de baja altura, para que poco a poco puedas ir adaptándote.