Según la Biblioteca de Medicina Norteamericana, los adultos mayores deben tomar diversas medidas relacionadas con la alimentación, la exposición al sol y los productos de higiene, entre otras, para evitar efectos como la piel seca. 

De lo contrario, tarde o temprano el sol cobrará factura en la piel, por eso es fundamental cuidarla sin importar la edad.

¿Por qué se da la piel seca con el envejecimiento?

El envejecimiento cutáneo es algo común en tu piel. Sin embargo, durante la vejez el daño se potencializa y puede traer diversos problemas, tales como el enrojecimiento, irritación, asperezas, agrietamientos, descamación y más posibilidad de tener moretones, entre otros.

La Biblioteca de Medicina Norteamericana, explica que a medida que se envejece es común que se incrementen las lesiones en la piel.

La Clínica Mayo señala que durante el proceso de envejecimiento la piel se vuelve más delgada, frágil y es posible perder un poco de la capa protectora de grasa.

Frotar o jalar la piel pueden causar desgarros cutáneos. Los vasos sanguíneos frágiles se pueden romper fácilmente. Se pueden formar moretones y acumulaciones de sangre planas (púrpura) y elevadas, incluso después de una lesión menor.

¿Cómo identificar los signos de piel seca en adultos mayores?

  • Arrugas
  • Comezón
  • Piel más delgada
  • Se forman manchas
  • Pérdida de humedad
  • Agrietamientos y descamación
  • Los cortes y las heridas tardan más en sanar

¿Por qué se genera un proceso de envejecimiento?

Durante el proceso de envejecimiento la dermis pierde elasticidad y densidad, debido a la disminución en la producción de colágeno, tanto por el envejecimiento de los fibroblastos como por un menor nivel de estimulación mecánica. En las capas más profundas, los adipocitos (células que almacenan grasa) se reducen en tamaño y cantidad.

Foto: freepik

¿Qué hacer para contrarrestar el daño?

La especialista en enfermería Leidy Mora Molina, recomienda mejorar la ingesta de líquidos, bebiendo al menos 2 litros de agua al día e incrementar el consumo de frutas y verduras frescas en la dieta. También recomienda el uso de cremas o geles hidratantes después del baño para conservar la humedad.

El factor principal es reducir la exposición al sol, ya que el efecto de la radiación ultravioleta es acumulativo y podría aumentar el riesgo de padecer melanoma.

Por lo tanto, al salir a la calle se deben tomar algunas medidas, como:

  • Evitar las horas de mayor intensidad de luz solar
  • Usar un protector de amplio espectro
  • Colocarse gafas y sombrero
  • Vestir prendas que cubran y protejan
  • Caminar por la sombra
  • No broncearse, ni siquiera con lámparas o camas de bronceado.

Precaución con los productos dermatológicos

La piel seca es extremadamente sensible, por lo que es vital revisar los ingredientes de cada producto que apliques a tu piel. Evita las soluciones alcalinas, perfumes, colorantes y ciertos químicos, tales como triclosán, parabenos, formaldehídos y oxibenzona.

Foto: freepik