La leche de avena se ha convertido en la favorita de muchos por sus múltiples beneficios y se obtiene de la hidratación y mezcla de este cereal con agua, y aporta minerales como calcio, potasio y magnesio.  

Un estudio publicado por Annals of Nutrition & Metabolism señala que, la leche de avena ofrece sustancias hipolipemiantes, es decir, actúan como alimentos funcionales para mejorar la calidad de vida, por lo que su consumo diario puede contribuir a mantener sano el organismo y mejorar el estado de bienestar en general.

¿Por qué es bueno tomar leche de avena

Es importante destacar que, la leche de avena, en realidad no es leche, sino sólo una bebida vegetal derivada de la avena, sin embargo, la llamaremos así por que es como se conoce popularmente.  

De acuerdo con el portal Vitónica, en el mercado hay muchas opciones de esta bebida, pero las mejores son aquellas que no poseen azúcares añadidos ni aditivos, así como las que tienen mayor proporción de avena

Los especialistas han encontrado que la leche de avena aporta beta-glucanos, son compuestos bioactivos que han demostrado tener actividad sobre el sistema inmunitario, regulando nuestra respuesta inmune, pero interviniendo también en el funcionamiento del sistema cardiovascular y en el desarrollo de los procesos oncológicos. 

Si estas iniciando tu proceso de aumento de masa muscular o décifit calórico es una opción ideal por el bajo contenido calórico.

El mencionado estudio concluyo que la leche de avena podría actuar como un regulador inmunológico y protector cardiovascular debido a la carga de minerales y beta-glucanos. 

Asimismo, la leche de avena tiene muchas fibra y sobre todo beta-glucanos, lo que la hace eficiente para reducir el colesterol total y el colesterol LDL o "malo" en el organismo humano. 

¿Cómo preparar leche de avena

  Para un litro de leche necesitas 100 gr de avena (sin azúcar) y 1 litro de agua potable

  • Primero hidrata los copos de avena, de preferencia toda la noche (mínimo 20 minutos)
  • Después cuela la avena y lava con agua limpia
  • Cuando este limpia y escurrida, tritura en la licuadora con algún endulzante natural (dátiles o miel) añade agua, canela en polvo al gusto y esencia de vainilla.
  • Finalmente la pasamos un par de veces por un colador de malla muy fina , presionando bien los residuos para extraer todo el líquido.

Foto: freepik