Hay un tipo de ejercicio que puede reunir más ventajas y beneficios que cualquier otro. Según los expertos, no se necesita una actividad de alto impacto para bajar de peso, mejorar la resistencia y cuidar nuestro corazón, y esa actividad se encuentra en el agua.

Y por si fuera poco, el agua ayuda a la relajación y a bajar los niveles de estrés que generan el ajetreo de todos los días.

La natación es un ejercicio que ayuda a trabajar la mayor parte del cuerpo y de acuerdo con especialistas, hace que el organismo obtenga su energía de la grasa más que del músculo.

El portal GQ cita al médico Michael Bohl, quien señala que la natación es un todo en uno, puesto que a la vez que fortalecemos los músculos con cada brazada, también funciona como un perfecto ejercicio de cardio ya que aumenta nuestro ritmo cardíaco como pocos.

Nadar es de las pocas actividades recomendadas para quien padece dolores musculares o articulares toda vez que el impacto es muy leve y crea una sensación de placidez que difícilmente se encuentra en otro tipo de ejercicio.

(Foto Pexels)

La natación, el ejercicio perfecto

De acuerdo con Bohl, se pueden llegar a quemar hasta 600 calorías en una hora, dependiendo de la intensidad.

Y el portal Healthline considera que el estilo mariposa es el que más grasa quema pues exige movimientos más enérgicos.

El mismo portal recomienda los siguientes consejos para quien quiere quemar más grasa, incrementar el tono muscular y no solo cambiar del tipo de ejercicio.

  • Nada en la mañana, antes de comer cualquier cosa. Aunque muchas veces no es fácil tener una alberca accesible por las mañanas, es recomendable hacer la lucha por hacerlo porque nadar después de levantarse dejará al cuerpo en un estado de ayuno que le hará usar las reservas de grasa como energía, de acuerdo con Nick Rizzo, quien es entrenador y director de RunRepeat.com.
  • Nada más fuerte y más rápido. La natación puede hacer quemar muchas calorías cuando se está empezando con el ejercicio pero en la medida en que el organismo se va adaptando, el ritmo cardiaco ya no se incrementa tanto, alerta Paul Johnson, fundador de CompleteTri.com
  • Toma una clase de natación. Aprender las técnicas apropiadas de brazada puede ayudar a nadar a un ritmo adecuado

(Foto Freepik)

Cambia la rutina y aumenta la velocidad

  • Cambia la rutina de nado. Si se nada a la misma velocidad y con la misma técnica durante mucho tiempo, el cuerpo llegará a una meseta y ya no habrá mucha pérdida de peso. Hay que salir de la zona de confort
  • Nada de 4 a 5 días a la semana. Mientras más activo seas será mucho mejor para perder peso. Y esto aplica para trotar, caminar o nadar.
  • Empieza despacio. Nada de 15 a 20 minutos al día y gradualmente incrementa a 30 minutos 5 días a la semana, de acuerdo con lo que te permita tu cuerpo. Si comienzas con mucha intensidad, la fatiga y el cuerpo adolorido puede hacerte darlo por muerto.
  • Alterna la natación con los aqua aerobics. Se puede tomar una clase de aeróbicos acuáticos de vez en cuando en tus días libres.
  • Nada con un fideo de flotación o una tabla. Si no eres un nadador avanzado puedes usar esos recursos que siempre están disponibles en las albercas mientras usas tus manos y piernas para mantenerte a flote.
  • Usa pesas para alberca. La alberca crea resistencia y junto con las pesas puedes fortalecer y tener mayor resistencia.
  • Ajusta tu dieta.