¿Has notado un bulto en la axila? Esta reacción del cuerpo puede causar preocupación, sin embargo, hay muchas causas detrás y generalmente no son graves. Toma nota de lo que debes saber sobre este problema.

(Foto: Freepik) 

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos señala que el bulto en la axila, también llamada protuberancia o bulto debajo del brazo, ocurre por varias razones. 

Bulto en la axila 

Es importante poner atención a los cambios que ocurren en las axilas, pues pueden manifestarse problemas de salud. La autoexploración frecuente permite detectar anomalías como la aparición de bultos o hinchazón

Cuando se detecta una bolita en las axilas, lo mejor es acudir al médico para descartar cualquier problema. Estas podrían ser las razones de esta alteración:

1. Forunculosis

Se refiere a un folículo inflamado y aunque no es peligroso, puede causar dolor y asustarnos un poco al principio.

Es causado por una infección de la glándula productora de sudor, lo que ocurre muchas veces por un vello enquistado. Como consecuencia, el sudor no puede salir y se acumulan bacterias.

(Foto: Freepik) 

Suele solucionarse por si solo en unos días, pero puede agravarse en algunos casos y se necesitará atención médica. Lo ideal es mantener la zona de las axilas limpia, exfoliando de manera periódica para permitir que los poros se abran y salgan los vellos de forma normal.

2. Ganglios linfáticos inflamados

Los ganglios atrapan microorganismo o células tumorales, por lo que pueden aumentar de tamaño cuando existe una infección en el brazo o las mamas. También puede ocurrir por una infección generalizada, como herpes o mononucleosis.

Se debe acudir al médico para que haga un análisis del líquido linfático y se determine qué tipo de bacteria podría estar causando el problema.

3. Linfoma 

Esta es una de las causas más graves del bulto en la axila, pues el linfoma es la proliferación maligna de los linfocitos, unas células que forman el sistema inmune.

(Foto: Pinterest) 

Se desarrollan dentro de los nódulos o ganglios linfáticos, pero puede ocurrir en otros tejidos como el hígado o el bazo. Se trata de un cáncer que afecta el tejido linfático. Debemos estar alerta si además del bulto aparecen síntomas como pérdida de peso, fiebre o fatiga extrema.

4. Cáncer de mama  

El cáncer de mama también podría ser una causa de estas protuberancias, así que es importante explorar los senos una vez al mes y también la zona de las axilas, buscando cualquier bolita o cambio en la piel.

Observa si hay bolitas, piel de naranja, cambios de color en el pezón, ardor o dolor en la mama o los pezones.

5. Quistes o abscesos subcutáneos

Pueden causar protuberancias grandes y dolorosas en la axila, que pueden ser causados por el rasurado o el uso de antitranspirantes en lugar de desodorantes. Es más común en adolescentes, especialmente cuando comienzan a eliminar el vello.

(Foto: Pinterest) 

6. Enfermedad por arañazo de gato

Es una infección relacionada con la bacteria bartonela, que ocurre por un arañazo o mordedura de un gato infectado o sus pulgas.

Cuando empieza la infección, es común que se inflamen los ganglios linfáticos cerca de la zona de la lesión. Es importante acudir con el médico si se tuvo contacto con un gato, si hay un bulto en la axila y otros síntomas como fatiga, dolor de cabeza o fiebre. 

7. Lipomas o bultos de grasa

Estas bolitas se caracterizan por moverse con facilidad, aunque no causan ningún dolor. Son inofensivos y no necesitan tratamiento a menos que sean demasiado molestos o dolorosos. El médico puede recomendar extirparlos y generalmente no hay ninguna complicación. 

(Foto: Pinterest) 

Recuerda que un bulto en la axila no suele ser grave, pero si presentas otros cambios en tu cuerpo, debes acudir con un médico, ya que como ves, también ay causas peligrosas como el cáncer de mama y el linfoma.

https://www.sumedico.com/trivias/no-te-rasques-sabes-identificar-las-alergias-de-la-piel/344967