La perimenopausia y la menopausia son dos etapas que todas las mujeres han experimentado o van a experimentar durante su vida. Sin embargo, muchas mujeres tienen dudas sobre estas etapas porque los cambios que se presentan pueden ser una sorpresa para quienes lo experimentan.

La perimenopausia significa “alrededor de la menopausia”, por lo que se refiere al periodo de tiempo en el que el cuerpo marca la transición hacia la menopausia, que es una etapa que determina el término de la edad reproductiva.

¿Qué síntomas tiene una mujer que tiene menopausia?

Por lo regular, las mujeres comienzan a experimentar los cambios de la perimenopausia alrededor de los 40 años y algunas a mediados de los 30 si ocurre de forma precoz. En esta etapa los niveles de estrógenos suben y bajan.

Cuando pasan 12 meses consecutivos sin tener un periodo menstrual, se puede afirmar que una mujer llegó a la menopausia oficialmente. Durante la perimenopausia y la menopausia, la mujer experimenta muchos cambios en su cuerpo. Estos son los 5 más comunes y su tratamiento.

(Foto: Frrepik)

5 síntomas comunes de la menopausia y su tratamiento

Bochornos o sofocos

Muchas mujeres experimentan bochornos o sofocos, que se definen como una sensación de calor que empieza en la cabeza y se baja al resto del cuerpo. A la sensación de calor usualmente le sigue una sensación de frío, ya que los vasos sanguíneos se dilatan y pierden calor rápidamente. Esto puede durar de uno a cinco minutos.

Los bochornos o sofocos pueden deberse a las fluctuaciones de los niveles de estrógenos que alteran la temperatura. Estos se pueden controlar por medio de la terapia hormonal, que significa tomar suplementos de estrógeno o progesterona. Los doctores también pueden recomendar una dosis baja de anticonceptivos.

Depresión y ansiedad

Ambos son muy comunes durante la perimenopausia y se pueden describir como el bajón de energía o irritabilidad que ocurre antes de una menstruación. Las mujeres se sienten irritables y al límite o se pueden sentir sin energía y dejan de disfrutar actividades o pueden dormir y comer de más.

Esto ocurre porque cuando hay niveles bajos de estrógeno, los cambios de humor son más frecuentes. Además de la terapia hormonal, también se recomienda hacer meditación o técnicas de relajación y terapia psicológica.

Síntomas genitales y urinarios

Las mujeres pueden experimentar sequedad vaginal, pérdida de orina y vejiga hiperactiva. También se puede llegar a sentir comezón o ardor al orinar, el sexo puede ser doloroso e incluso limpiarse. Los niveles bajos de estrógenos reducen la elasticidad, el flujo de sangre y la humectación.

Estos síntomas se pueden tratar con cremas u óvulos de estrógenos y también con lubricantes y humectantes vaginales.

Niebla mental

Las mujeres pueden sentir que sus pensamientos y recuerdos no son tan claros como antes e incluso pueden tener problemas para recordar palabras o cosas. Esto se puede deber a los niveles reducidos de estrógenos, pero también puede ser que otros síntomas de la menopausia como los bochornos, la depresión, no dormir bien, jueguen un rol crucial.

Esto se puede mejorar tomando estrógenos, pero también adoptando hábitos que mejoren la calidad del sueño.

(Foto: Freepik)

Problemas con la piel y el cabello

Algunas mujeres reportan caída del cabello, cabello seco y delgado o crecimiento del vello facial. Esto se debe a que en esta etapa se pierde un tercio del colágeno de la piel. El tratamiento puede ser multivitamínicos, tomar estrógenos o usar productos para el crecimiento y engrosamiento del cabello.

En estas etapas se recomienda que las mujeres acudan al doctor antes de tomar cualquier suplemento, así como para discutir cuáles son las diferentes alternativas. Asimismo, sería una buena idea que se realicen chequeos hormonales y siempre estar pendiente de otros cambios del organismo.

Por último, cabe recordar que estas etapas no son definitivas y que pueden mejorar con tratamientos. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de NYT)