Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

5 razones para dejar de comerse las uñas desde hoy

Problemas emocionales, dolores articulares, infecciones y deformidades son algunas consecuencias de este mal hábito que es cada vez más frecuente.

INGRID SILVAJun 03, 2021 
Tiempo de lectura: 3 mins.
Fotografía: W Radio

Lo + leído

¿Te comes las uñas? Según los especialistas este “mal hábito” no solamente es poco higiénico sino que puede causar daños a largo plazo en las uñas y en la salud en general. Te decimos las consecuencias de comerse las uñas y por qué dejar de hacerlo es lo más conveniente.

Las uñas están formadas por capas de una proteína endurecida llamada queratina, que también se encuentra en el pelo y la piel. La salud de las uñas puede ser un indicador de su estado general de salud. Las uñas saludables suelen ser lisas y de un color uniforme. 

Te recomendamos: 7 beneficios del tamarindo para tu salud que debes conocer

5 razones para dejar de comerse las uñas desde el día de hoy...

Comerse las uñas (onicofagia) no siempre puede interferir con su crecimiento pues como detalla información de Mayo Clinic, las uñas se forman dentro del lecho de la uña, justo debajo donde comienzan las cutículas en forma de U:

“Mientras el lecho de la uña permanezca intacto, no es probable que el hecho de comerse las uñas interfiera en el crecimiento de las uñas de las manos”.

Más allá de lo anterior, comerse las uñas conlleva riesgos, por ello te presentamos cinco motivos para dejar de comerte las uñas:

1. Problemas emocionales. Comerse las uñas puede relacionarse con la tensión, la ansiedad y la inseguridad, emociones negativas que requieren intervenciones para el cuidado de la salud mental.

2. Deformidades. De alcanzarse la “media luna” que es la región donde se produce la uña, se pueden causar daños permanentes como uñas deformadas.

3. Problemas digestivos. Este hábito también afecta el estómago y el intestino pues las bacterias ingeridas pueden causar infecciones.

4. Boca. El comerse las uñas también puede generar problemas en las encías, fracturas y desgaste del esmalte dental.


5. Dolores articulares. El hábito de comerse las uñas puede también causar dolor en las cervicales y en la mandíbula debido al esfuerzo muscular para retirar fragmentos de uñas.

Además de los anteriores, también existe el riesgo de que entren bacterias o virus que pueden originar enfermedades como la gripe, diarreas o hepatitis.

¿Cuándo comenzar a preocuparse?

Ante la preocupación por este hábito es necesario consultar con un especialista o a un proveedor de salud mental.

La información proporcionada por especialistas de Mayo Clinic también sugiere lo siguiente:

- Evitar los factores que desencadenan el hábito de comerse las uñas, como la sobreestimulación

- Tomar medidas saludables, como mantenerte activo, para controlar el estrés y la ansiedad

- Mantenerte las uñas bien cortadas o hacerte la manicura

- Ocupar las manos o la boca con actividades alternativas, como tocar un instrumento musical o masticar goma de mascar

- Aplicar una laca de sabor amargo a las uñas para evitar comérselas.

También te sugerimos: Queso protege contra problemas de memoria asociados con la edad

Finalmente, en ocasiones, el tratamiento para dejar de comerse las uñas incluirá una terapia de comportamiento, por ello, no olvides siempre consultar con los especialistas.

Con información de: Mayo Clinic y Medline Plus

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda