Cada vez con más frecuencia las personas pasamos la mayoría del tiempo sentados debido a la larga jornada laboral.  Cuando llegamos a casa, el cansancio mental nos obliga a acurrucarnos en la cama y no volver a salir hasta que la nueva jornada laboral lo requiera.

Pasar tanto tiempo sentado es la causa del molesto dolor de cuello y espalda. La mala postura que acostumbramos a tener puede causar molestias en la zona de las cervicales, en los hombros y en la espalda.

Antes de comprar pastillas para aliviar el dolor, por qué no intentas estos 5 ejercicios pensados especialmente para fortalecer los músculos de las cervicales, los hombros y la espalda, ya que tanto tiempo sentado hace que se debiliten y te causen una mala postura y dolor.

¿Mala postura? 5 ejercicios de yoga para quitar el dolor de espalda 

Llevar una vida sedentaria es lo peor que puedes hacer contra tu bienestar físico y mental. Sabemos que a veces se siente como que no da tiempo de hacer ejercicio, pero, por lo menos hacer 30 minutos te va a liberar de la fatiga que cargas todos los días.

Si pasas todo el día sentado o parado en la misma posición, lo más seguro es que eso sea la causa de tu dolor de espalda. Si sientes alivio cuando te acuestas o en los días en los que no estás forzado a estar en esas posiciones, seguramente estos ejercicios te van a ayudar.

Pero si tienes un dolor de espalda, sobre todo de la espalda baja, que no se quita ni con reposo, medicamentos o ejercicio, te recomendamos visitar a tu doctor lo más pronto posible, ya que podría ser síntoma de algunas enfermedades muy graves.

5 mejores ejercicios contra el dolor de espalda

Realiza dos repeticiones de 30 segundos de cada ejercicio

  1. Postura del puente: Acuéstate boca arriba y mantén los pies separados a la altura de los hombros con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el piso. Coloca los brazos estirados apoyados en el piso y llévalos por debajo de la espalda con las palmas juntas y pon los pies de punta dejando el cuello y la cabeza recargada en el piso.
  2. Postura del gato y la vaca: Arrodíllate en el suelo y pon las manos en el suelo delante de ti. Mantén las manos separadas al ancho de los hombros y las rodillas directamente debajo de las caderas. Después curva la parte baja de la espalda y levanta la cabeza, inclinando la pelvis hacia arriba como una "vaca". Posteriormente mete el abdomen hacia adentro, arqueando la columna vertebral y bajando la cabeza y la pelvis como un "gato".
  3. Postura de la cobra:  Tumbado boca abajo con la frente apoyada en el suelo extiende las piernas y déjalas juntas. Las rodillas deben estar firmes y los pies en punta. Presiona fuerte con las palmas de la mano el suelo bajo tus hombros y eleva el tronco hacia arriba. El pubis tiene que permanecer en contacto con el suelo. Mantén la postura con el peso en las piernas y palmas. Después, contrae el perineo, glúteos y muslos. Eleva la mirada y la cabeza hacia arriba y abriendo el pecho, proyéctalo al frente.
  4. Perro mirando hacia abajo:  Apóyate en el suelo con las manos delante de los hombros y las rodillas debajo de las caderas. Levanta las rodillas del suelo al principio manteniendo las rodillas ligeramente dobladas y los talones levantados del suelo. Alarga el coxis y aléjalo de la parte posterior de la pelvis, lleva la cadera hacia el techo los huesos de la sentada hacia el techo y lleva la parte interna de las piernas desde la parte interior de los tobillos hasta la ingle. Los brazos deben estar estirados y los hombros deben estar separados de las orejas con la cabeza hacia el piso.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Mens Health y Mayo Clinic)