Hasta tres veces puede incrementar el riesgo de desarrollar un trastorno mental en la edad adulta si en la infancia se sufrió un trauma psicológico, de acuerdo con un estudio hecho por el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas de Barcelona. 

El trabajo fue publicado en la revista científica European Archives of Psychiatry and Clinical Neuroscience, el cual analizó catorce revisiones y metaanálisis de revistas especializadas sobre dicha cuestión. En total se recogen más de 93 mil casos. 

El estudio comprueba que existe una relación directa entre sufrir un trauma psicológico en la infancia temprana y el riesgo de desarrollar una enfermedad mental años después. El doctor Benedikt Amann, autor principal del trabajo dijo que: 

Es la evidencia más sólida hasta el momento de que el trauma psicológico es un factor de riesgo para sufrir más adelante un trastorno mental

Niños que sufren bullying o abuso emocional tienen el triple de riesgo de padecer enfermedades mentales 

Los traumas emocionales más comunes en la infancia son:

  • Abuso emocional, físico y sexual
  • Negligencia emocional o física
  • Acoso escolar 

(Foto: Especial)

De acuerdo con la revisión, haber sufrido cualquiera de estas situaciones provoca daño a escala cerebral y a escala psicológica en forma de enfermedades mentales

El abuso emocional es el trauma más frecuente y se asocia al trastorno mental más prevalente en la población, la ansiedad. Los traumas infantiles también están relacionados a trastornos mentales como la psicosis, el trastorno obsesivo compulsivo o el trastorno bipolar. 

En el caso del trastorno límite de personalidad, el riesgo se incrementa hasta quince veces si hubo un trauma en la infancia. Los traumas en la edad adulta también se relacionan con un riesgo de desarrollar trastorno mental, pero los investigadores dicen que esto es menor. 

(Foto: Especial)

Bridget Hogg, autora del trabajo, considera que hace falta un abordaje de los pacientes en el que no solo se tomen en cuenta sus factores físicos sino también los psicológicos en los que se revise su biografía y se indague en lo que pasó en su infancia. 

El estudio también encontró que otros traumas como las catástrofes, muertes violentas o abusos familiares pueden afectar a las personas al grado de generar cambios estructurales y funcionales en el cerebro que abren la posibilidad de desarrollar trastornos mentales en el futuro con un mayor riesgo de tener un peor curso de la enfermedad. 

El doctor Amann dijo que se debe tratar el trauma psicológico en los pacientes y también actuar en los ámbitos políticos y sociales en materia de prevención por medio de programas sociales y educativos. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Infosalus)