Si estás embarazada y quieres beber, deberías preguntarte si de verdad quieres tomar esa cerveza que te está haciendo ojitos. Existe el riesgo de que la acción, que en su momento parezca inofensiva, pueda afectar a tu bebé en el futuro por algo denominado Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF).

Dicha consecuencia de tomar alcohol en el embarazo, se llama Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF) y no, no es divertido pensar que tu bebé puede nacer y desarrollar gusto temprano por las bebidas alcohólicas. Aquí te informamos de lo que se trata.

¿Por qué es peligroso el Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informan que los Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal son un grupo de afecciones que pueden presentarse en alguien cuya mamá tomó alcohol durante el embarazo.

Entre los problemas que puede presentar el menor con Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal se encuentran problemas de comportamiento, dificultad en el aprendizaje y problemas físicos, entre otros.

Los CDC indican que algunos de los signos y los síntomas que presentan los menores con Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal son:

  • Mala coordinación
  • Hiperactividad
  • Bajo peso corporal
  • Complicaciones para prestar atención
  • Problemas de memoria
  • Dificultades en matemáticas (y en la escuela también)
  • Discapacidades para aprender
  • Retrasos en el lenguaje y en el habla
  • Coeficiente intelectual bajo y discapacidad intelectual
  • Deficiencias en el razonamiento y en el juicio
  • Problemas de audición y visión

¿Cuáles son los diferentes tipos de TEAF?

En palabras de los centros, hay 4 tipos de Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal:

  • Neuroconductual asociado a la exposición prenatal al alcohol: los recién nacidos pueden tener discapacidades intelectuales y problemas de aprendizaje y conducta
  • Defectos de nacimiento relacionados con el alcohol: Los pequeños pueden tener problemas cardiacos, renales, óseos o auditivos
  • Trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol: Los recién nacidos pueden presentar discapacidades intelectuales y problemas de conducta y aprendizaje
  • Síndrome alcohólico fetal (SAF): Este es el más grave porque los recién nacidos pueden presentar características faciales anormales, problemas del sistema nervioso central y de crecimiento