Múltiples estudios han confirmado que presentar ansiedad durante el embarazo podría tener efectos secundarios en la salud de la madre y el bebé, pero una nueva publicación ha demostrado que además podría acortar el tiempo del embarazo y dar partos incluso prematuros.

(foto: unsplash)

¿Qué pasa con la ansiedad en el embarazo?

Hasta un 15% de las embarazadas pueden tener algún síntoma de ansiedad durante el transcurso del embarazo, y esta puede ser generalizada, o específica del embarazo, y se ha demostrado que ambas podrían tener un impacto importante tanto en la madre, como en el bebé.

Se considera que la ansiedad relacionada o específica del embarazo, es una condición y un estado emocional que experimentan las mujeres embarazadas, y que se relaciona  con preocupaciones respecto a diferentes temas como:

  • Salud prenatal.
  • Su bebé.
  • El parto.
  • Incluso su posible papel como madre.

En muchos casos, se ha visto que la ansiedad experimentada por la madre antes del parto, puede estar relacionada a una mayor cantidad de problemas del nacimiento, como lo puede ser un menor tiempo de embarazo y partos prematuros.

(foto: unsplash)

La ansiedad de las embarazadas causaría partos más tempranos

Un estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), encontró que aquellas mujeres que sufren de ansiedad relacionada a su embarazo, tienden a dar a luz antes, si se les compara con aquellas que no sufren esta condición.

Los investigadores, cuyo trabajo fue publicado en la revista Health Psychology, examinaron los datos de 196 mujeres embarazadas en Denver y Los Ángeles, que formaron parte de un estudio previo llamado Healthy Babies Before Birth. 

Estas 196 mujeres embarazadas, cuyos datos se incluían en la investigación, se identificaban dentro de diferentes grupos raciales como:

  • Blancas no-hispánicas, que representó el 45% .
  • Hispánicas, que eran el 36%.
  • Asiáticas, que representaban el 10%. 
  • Afroamericanas o negras, que eran el 9% de las participantes.

Los investigadores se encargaron de evaluar la ansiedad de las embarazadas por medio de cuatro cuestionarios que fungían como cuatro escalas de ansiedad, que se aplicaron en el primer y tercer trimestre del embarazo.

Estas escalas buscaban evaluar la ansiedad generalizada, pero también la ansiedad que pudieran tener respecto a temas relacionados al embarazo, como la atención médica, preocupaciones acerca del cuidado del recién nacido y el parto, que normalmente se relacionaban entre sí.

(foto: unsplash)

Las preocupaciones sobre el embarazo serían la causa

Al hacer una revisión de esas escalas, se encontró que las participantes que tenían ansiedad relacionada al embarazo, principalmente durante el tercer trimestre, estaba más asociado a tener partos prematuros.

Sin embargo, si las mujeres sufrían de ansiedad generalizada (es decir, no precisamente sobre temas del embarazo) durante el primer trimestre del embarazo, también podía contribuir al riesgo de un nacimiento temprano.

Estos resultados, agregan los investigadores, son independientes y se mantuvieron incluso a pesar de que existieran o no factores de riesgo médicos durante el embarazo, como:

  • Problemas con el útero o la placenta.
  • Partos prematuros previos.
  • Embarazos múltiples.

Según los autores, que la ansiedad en el primer trimestre impacte en el futuro nacimiento, podría deberse a que esta sería un factor que predispondría a las mujeres a tener ansiedad sobre temas del embarazo en el tercer semestre.

“Incluso si no todas las mujeres que inician el embarazo con síntomas de ansiedad generalizada van a experimentar ansiedad relacionada al embarazo posteriormente, nuestros resultados sugieren que las mujeres que siguen este proceso son más propensas a estar especialmente en riesgo de parto prematuro”, agrega la dra. Dunkel Shcetter, miembro de la Universidad de California, responsable del estudio.

(Con información de: Veritas, American Psychological Association.)