El dolor ocasionado por la artritis puede ser muy fuerte, pero… ¿Qué pasa si a esa dolencia le aumentas el embarazo y todo lo que este proceso conlleva?

¿Qué pasa si estoy embarazada y tengo artritis? Esto es lo que dicen los especialistas sobre la unión de estas dos situaciones que tienen que ver con la salud de la paciente.

¿Qué esperar del embarazo con artritis?

Si piensas que el dolor causado por la artritis se intensifica con el embarazo, te tenemos una noticia muy curiosa. En palabras de Mayo Clinic, una gran cantidad de mujeres que padecen artritis reumatoide reportan mejoras en los síntomas durante su embarazo.

Otras, por su parte, informan un brote de síntomas después del parto, por lo general dentro de los primeros 3 meses.

Una teoría de esta clínica es que las hormonas sexuales femeninas, como el estrógeno y la progesterona, tienen algo que ver. Sin embargo, también se ha visto que las que toman medicamentos con hormonas, por lo general no tienen ningún cambio en sus síntomas de artritis.

Cabe resaltar que no hay un solo tipo de artritis. La Arthritis Foundation detalla que la artritis reumatoide y la artritis inflamatoria son dos padecimientos distintos.

Esta fundación señala que los tipos de artritis inflamatoria pueden repercutir en el embarazo desde la concepción hasta las semanas o meses que le siguen al nacimiento. Este embarazo con artritis puede marcar la diferencia, ya sea para mal o para bien, en el padecimiento de la madre.

“El estrés adicional del embarazo puede empeorar el cansancio. Si la mujer padece dolor de espalda, su estómago en crecimiento puede empeorar las señales. El incremento de peso ejerce más presión sobre las articulaciones que soportan a la persona”, indica la institución norteamericana.

En el caso de la artritis reumatoide, la Arthritis Foundation indica que si la artritis está afectando las caderas o la espalda, es probable que la mujer afectada note más dolor en dichas articulaciones a medida que crece el bebé y ejerce presión sobre las articulaciones antes mencionadas.

A menos de que la mamá embarazada presente deformidades en las articulaciones de la zona pélvicas, la artritis reumatoide no debe afectar la capacidad de tener un parto normal, menciona la fundación.

¿Qué se recomienda hacer si la embarazada tiene artritis?

La Arthritis Foundation resalta que se investigue si el obstetra/ginecólogo tiene experiencia con mujeres que tienen artritis y si es posible, se deberá ver si el anestesiólogo tiene experiencia con dicha población.

“Si las medicinas que la mujer estaba tomando en el momento de la concepción se encuentran controlando el padecimiento, es probable que el doctor indique que se siga con ellos durante el embarazo”, precisa esta fundación.

Eso sí, la Fundación de Artritis advierte que las afectadas con artritis no deben tomar medicinas antiinflamatorias no esteroideas (AINE), como naproxeno e ibuprofeno durante el tercer trimestre, ya que el uso de estas medicinas puede hacer que el trabajo de parto se prolongue y ocasionar hipertensión pulmonar en el bebé por nacer.