La alimentación de las madres durante el período de crianza de sus hijos, también podría impactar en su salud, explica una nueva investigación, que afirma que si las madres comen chatarra o alimentos procesados, sus hijos podrían tener más riesgo de sobrepeso u obesidad.

(foto: unsplash)

Las comidas de las madres también impactan a los hijos

Es bien sabido que la alimentación de los padres también puede repercutir en la salud de los más jóvenes del hogar, y un nuevo estudio, publicado en la revista médica BMJ, ha demostrado que una mala alimentación materna podría causar problemas de peso en niños y adolescentes.

Esta investigación muestra que el hecho de que las madres consuman más alimentos ultraprocesados en el período de crianza y el embarazo, puede incrementar los riesgos de que sus hijos tengan sobrepeso u obesidad entre los 7 y 18 años de edad.

Este efecto negativo y el aumento del riesgo, indican los autores, es independiente del consumo de alimentos procesados que puedan tener los hijos por su propia cuenta.

(foto: unsplash)

Los hijos pueden desarrollar sobrepeso u obesidad 

Para llegar a dicha conclusión, los investigadores utilizaron la información de 19,958 hijos y 14,553 madres que se encontraban en tres estudios: 

  • Nurses’ Health Study II, cuyas edades oscilaban entre los 25 y 42 años de edad.
  • Growing Up Today Study (I y II), donde los participantes tenían entre 7 y 17 años de edad.

A los individuos se les realizaron cuestionarios que estaban orientados a determinar la frecuencia con la que se consumían productos ultraprocesados, así como datos en relación a su estilo de vida y estado de salud.

Luego de analizar las respuestas y hacer un análisis de casi 4 años, el equipo de investigación encontró que la ingesta de alimentos procesados que la madre tenía durante el período de crianza, podría estar asociado a aumentar los riesgos de sobrepeso u obesidad en los hijos.

De hecho, luego de hacer una revisión sobre los estilos de vida de la madre y sus factores de salud, se encontró que los hijos de madres que comían más alimentos procesados y comida chatarra, tenían 26% más riesgo de tener sobrepeso u obesidad.

(foto: unsplash)

Desayunos ultraprocesados: mayores responsables

Pero eso no fue todo: se observó que el tipo de alimentos procesados que se elegían, así como el momento del día en que se consumían, también podría tener una influencia importante en el aumento de riesgo.

El estudio llegó a la conclusión de que había un mayor incremento del riesgo de problemas de peso en los hijos de madres que comían panes altamente procesados, o alimentos procesados a la hora de desayunar.

(foto: unsplash)

También si se hace durante el embarazo puede haber riesgo

Los investigadores también realizaron un análisis para descubrir si es que el consumo de alimentos ultraprocesados durante alguna parte del embarazo podría afectar la salud del futuro niño, por lo que se utilizó la información de 846 madres que estaban embarazadas.

Se encontró que aquellas mujeres que habían consumido postres lácteos y bebidas endulzadas durante algún período del embarazo, podrían tener hijos que tuvieran más riesgo de desarrollar sobrepeso u obesidad más adelante.

(Con información de: The British Medical Journal.)