Las hormonas que se producen durante el embarazo pueden causar cambios negativos en el cabello; afortunadamente existen una serie de consejos que te pueden ayudar a cuidar tu cabello durante esta etapa, para que así puedas aminorar las molestias que se presenten.

(foto: freepik)

El embarazo y los cambios en el cabello

El embarazo es un momento donde, debido a las hormonas que se producen, las mujeres pueden experimentar cambios importantes en su cabello, que (para bien o para mal), no suelen ser permanentes.

Las hormonas placentarias (informa Natalben), suelen ser las responsables de estos cambios en el cabello, que pueden variar dependiendo de cada mujer, y también del período de gestación en el que se encuentre.

Algunos de los cambios que pueden darse en el cabello durante el embarazo pueden ser:

  • Caída significativa de cabello (principalmente en el primer trimestre).
  • Cabello engrasado o seco.
  • Cabello débil y frágil.
  • Cambios en el color.
  • Fortalecimiento del cabello.
  • Mejora en el aspecto general del cabello.

(foto: freepik)

7 Tips para cuidar tu cabello estando embarazada

Muchos de los cambios que sufrirá el cabello durante el embarazo dependerá de las condiciones naturales de cada mujer, pero existen algunos consejos generales que te pueden ayudar a mantener una cabellera más sana durante esta etapa.

1. Mantén una dieta saludable.

Es necesario que en tu alimentación no hagan falta frutas y verduras, pues los nutrientes que estos alimentos ofrecen ayudarán a tener un cabello fuerte, sano y protegido, lo que permitirá que combatas la posible caída del cabello. 

Además, consumir suficiente vitamina B podría ser útil, ya que se ha visto que esta vitamina puede contribuir a la salud capilar y frenar la caída de cabello.

2. Haz actividad física.

Mantenerte activa, principalmente con ejercicios aeróbicos suaves o caminar por una hora, puede contribuir a mejorar tu aspecto físico, y también el emocional.

Obviamente debes hacerlo solo como tu médico recomiende.

(foto: freepik)

3. No uses demasiados utensilios.

Durante el embarazo tu cabello puede estar más frágil de lo normal, por lo que utensilios como planchas, secadores o tenazas pueden generar mucho más daño de lo que normalmente lo harían.

Evita usarlos en exceso, y si lo haces, asegúrate de utilizar un protector de calor y de mantener temperaturas bajas o medias, jamás extremas. 

4. No utilices tinturas o permanentes.

Los especialistas explican que en el embarazo (principalmente durante el primer trimestre), utilizar tintes para teñir el cabello están contraindicados, ya que podrían ser dañinos y tóxicos para el bebé.

En el caso de los permanentes y moldeados, tampoco son recomendados, pues hasta ahora se desconoce si tienen algún tipo de efecto negativo en el feto, por lo que se recomienda esperar hasta el último trimestre para poder tener uno.

5. Utiliza shampoos adecuados.

Elige productos de lavado que se adapten a tus necesidades, pero procura seleccionar principalmente champús que tengan un pH neutro, que sean de uso frecuente, y que no tengan demasiados químicos agresivos (como lauril sulfato de sodio o de amonio).

Si tu cabello se encuentra muy seco, un champú nutritivo o de efecto reparadora, así como un acondicionador hidratante resultará muy beneficioso.

(foto: freepik)

6. La temperatura del agua también influye.

Se recomienda que al ducharte utilices solo agua tibia, ya que las temperaturas extremas podrían dañar las hebras ya frágiles. 

7. Ten cuidado con los tratamientos capilares.

Aunque usar mascarillas hidratantes puede ser funcional para quienes tienen el cabello seco, es importante que no te excedas en su uso, y que no te apliques nada que no sea previamente aprobado por un especialista.

Muchos tratamientos podrían tener componentes que resultan dañinos para el bebé en camino, por lo que siempre debes informarte y consultar antes de probar algo nuevo.

(foto: freepik)

No solo sucede durante el embarazo

Los cambios en el cabello, eso sí, no están limitados solo a la etapa del embarazo, ya que se ha visto que incluso después del parto pueden haber muchos cambios significativos y que pueden ser molestos, como la caída del cabello (alopecia posparto).

Normalmente, el cabello retoma su ciclo normal y natural de crecimiento luego de medio año después del parto, aunque existen condiciones que podrían alargar la existencia de estos molestos cambios, como:

  • Estrés.
  • Pérdida de sangre durante el parto.
  • Presencia de hormona prolactina durante la lactancia.

(Con información de: NATALBEN, L'oreal Paris, Eres mamá, Nemours Kids Health.)