En Nuevo León nació un bebé con una cola humana de seis centímetros de largo. Sus padres no eran parientes y el nacimiento se registró con normalidad, por medio de una cesárea.

La madre no presentó complicaciones y no tuvo registro de exposición a teratógenos o radiación, detallaron los profesionales que analizaron el caso.

¿Por qué puede nacer un bebé con cola humana? Esto es lo que dicen los expertos.


(Foto: Journal of Pediatric Surgery Case Reports)

¿Por qué se da la cola humana?

De acuerdo con el journal of Pediatric Surgery Case Reports, la cola humana es un evento extremadamente infrecuente y generalmente se diagnostica después del nacimiento. Puede no tener antecedentes prenatales o familiares relacionados con su aparición.

Los padres del bebé ya habían tenido un bebé antes del recién nacido que salió con la cola humana, pero el primogénito no salió con esta característica física.

De acuerdo con WebMD, no es raro que los bebés nazcan con una cola humana y de hecho, todos salimos con una, pero desaparece a las ocho semanas. Esta cola embrionaria generalmente crece en el coxis, que es un hueso ubicado al final de la columna.

Cuando un bebé nace con una cola humana, es porque la “cola” no se quitó a las ocho semanas y el bebé sale con ella.

Muchas veces los padres ven una cola humana y creen que es una verdadera “cola”, cuando no es así. Las pseudocolas suelen ser una señal de coxis irregular o de espina bífida.


(Foto: Journal of Pediatric Surgery Case Reports)

Los investigadores que publicaron el caso del recién nacido con cola humana en Nuevo León describen el “detalle” en el cuerpo del bebito como una protuberancia dorsal en la región lumbar, sacrococcígea o paraanal.

En palabras de los expertos, el suceso no es común y en una revisión del 2020 (que es la más reciente) se recopilaron casos de cola humana en inglés, francés, japonés, italiano y alemán y solo se identificaron 195 casos de colas humanas hasta 2017.

“Teniendo en cuenta el riesgo de malformaciones subyacentes relacionadas con la cola humana, los doctores se encuentran obligados a incluir estudios de imagen durante la evaluación", apuntan los autores.

"La tomografía computarizada o la resonancia magnética son útiles para descartar disrafismo espinal, que puede detectarse hasta en un 40% de los casos, seguido de trastornos craneofaciales cerebrales en 6%”

(Con información de WebMD)