Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja & sexo
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2021 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¿Qué es el útero irritable en el embarazo y cómo reconocerlo?

El útero irritable puede alarmar a la futura mamá, pues sus síntomas se confunden con un parto prematuro

SUSANA CARRASCOOct 29, 2021 
Tiempo de lectura: 4 mins.
Una infección urinaria no diagnosticada puede favorecer el útero irritable. Foto: PEXELS

Lo + leído

Tener contracciones varias semanas antes de la fecha de parto programada sin duda causa alarma en las mamás primerizas, sin embargo, hay casos en que estas molestias no indican un parto prematuro, sino otro problema común en la gestación: el útero irritable

Existen muchos problemas de salud que pueden desarrollarse en el embarazo, pero uno de los que se habla muy poco es el útero irritable o irritabilidad uterina

(Foto: Pexels) 

Recuerda que para evitar complicaciones en el embarazo es fundamental no fumar ni beber alcohol, comer de forma saludable, tomar ácido fólico, hacer ejercicio y estar informada sobre los síntomas que alertan problemas, de manera que podamos acudir inmediatamente con el especialista.

¿Qué es el útero irritable en el embarazo?

El útero irritable en el embarazo ocurre cuando la mujer presenta contracciones antes de tiempo, generalmente antes de la semana 37 de gestación. Estas contracciones no solo son molestas, sino que pueden ser dolorosas.

WebConsultas explica que la irritabilidad uterina surge debido a que el útero es más sensible de lo normal y está predispuesto a generar contracciones sin que esto signifique que está cerca el momento de parto.

Además de las contracciones, puede aparecer otro síntoma: el manchado leve o flujo vaginal oscuro.

(Foto: Pexels) 

TAMBIÉN LEE: "Tuve embarazo de alto riesgo y médicos creían que no pasaría la noche" 

La irritabilidad uterina es más frecuente de lo que se cree y las causas más habituales son la deshidratación y las infecciones urinarias no diagnosticadas, dos problemas de salud que no tienen síntomas tan evidentes. 

También influyen otros problemas como:

-Estrés materno o actividad excesiva en el embarazo

-Infección de la bolsa amniótica, el líquido amniótico o incluso la placenta

-Embarazo múltiple (dos bebés o más)

¿Cómo diferenciar el útero irritable de las contracciones de parto?

La diferencia entre las contracciones causadas por el útero irritable y las previas al parto es precisamente que las primeras no provocan el nacimiento del bebé. Si bien son molestas y dolorosas, son de menor intensidad y duración que las que ocurren antes de dar a luz.

(Foto: Pexels) 

Las contracciones pueden ser aisladas o débiles, y en ese caso se perciben como un dolor similar al que ocurre durante la menstruación, aunque también podrían ser frecuentes, intensas y más dolorosas.

En caso de contracciones frecuentes e intensas, hay que acudir de inmediato al especialista para que determine la gravedad del problema.

En general, las contracciones por útero irritable son continuas, regulares y rítmicas durante un periodo de tiempo. Las contracciones de parto también son regulares, pero el tiempo que pasa entre cada una se va acortando cada vez más.

(Foto: Pexels) 

Cuando se trata el factor que desencadena las contracciones por útero irritable, las molestias desaparecen.

Tratamiento del útero irritable 

Ante cualquier tipo de contracciones en el embarazo se debe acudir al hospital, donde se realizarán pruebas para confirmar o descartar peligros. Se puede hacer un ultrasonido o una ecografía vaginal.

Dependiendo de los resultados, la mujer puede quedarse internada para iniciar el trabajo de parto o puede necesitar de algunos cuidados para tratar las causas del útero irritable.

(Foto: Pexels) 

En primer lugar, se debe hacer una hidratación intravenosa, además de mantener la buena hidratación con líquidos isotónicos al volver a casa. En algunos casos, pueden requerirse medicamentos que disminuyen la actividad del útero o si la causa es una infección, antibióticos.

El reposo para disminuir el estrés y estar en ciertas posiciones para aumentar el flujo sanguíneo hacia el bebé son otras recomendaciones que puede hacer el médico para disminuir las contracciones por útero irritable.

SIGUE LEYENDO: ¿Cómo influye la duración de la lactancia en la depresión posparto? 

(Con información de WebConsultas, Bebés y más, El Español) 

Para saber más de...6 datos sobre los cambios en el cerebro durante el embarazo

No solo son cambios físicos:
El periodo que comprende el embarazo conlleva muchos cambios físicos y mentales en la madre. Sin embargo, se conoce muy poco sobre los últimos pues la mayoría de las investigaciones sobre el embarazo se centran en el desarrollo del feto. Esto es lo que se conoce.
Mejores sentidos para mejores vínculos:
Lo que se conoce del cerebro maternal es principalmente por estudios científicos en roedores. Por ejemplo, se ha observado que el sistema olfativo mejora con la producción de nuevas neuronas con el fin de formar un vínculo sólido entre ella y sus crías.
Crecimiento neuronal:
El hipocampo, que es un área del cerebro relacionada con la función de la memoria, tiene un crecimiento neuronal; estos cambios se manifiestan en el comportamiento, como por ejemplo: los roedores exhiben una mejora en la atención, la memoria y son mejores recolectoras y planeadoras. Además, son más audaces y atrevidas.
Los cambios son permanentes y acumulativos:
La mayoría de dichos cambios en el cerebro y el comportamiento persisten toda la vida. Asimismo, muchos de estos cambios son acumulativos, es decir, con cada embarazo surgen más cambios en el cerebro.
Protección contra amenazas:
Las mujeres embarazadas muestran una disminución de la regulación de la respuesta al estrés, se cree que esta disminución responde a un propósito adaptativo básico: la protección de la madre a su cría. De igual forma, las mujeres embarazadas pueden detectar con mayor facilidad que cualquier otra persona las amenazas latentes de su entorno.
El costo mental del embarazo:
Se cree que la reestructuración del cerebro maternal tiene un costo permanente. Una investigadora siguió de cerca a un grupo de 100 embarazadas y en la etapa postparto y se encontró una deterioro cognitivo a diferencia de las mujeres sin hijos. Por ejemplo, en la memoria verbal las embarazadas mostraron rendimientos bajos.

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda