Si bien tras el nacimiento se suelen presentar diferentes tipos de cambios que son normales y parte de su proceso, existen algunos signos de alerta en los recién nacidos, que pueden presentarse también en su piel, y avisarían de que algo podría no andar tan bien con su salud.

(foto: unsplash)

Existen signos que podrían alertar de problemas en el recién nacido

Si bien existen cambios o eventos que se presentan en el recién nacido de manera normal al momento de nacer, existen otros que no lo son tanto, y que incluso podrían ser señal de que la salud del bebé no está bien.

Muchos de estos cambios pueden ocurrir debido a que el recién nacido no se ha adaptado del todo al nuevo entorno, y podrían durar minutos u horas; en otras situaciones, al bebé le cuesta más trabajo y pueden permanecer incluso días.

Para evitar complicaciones como la muerte, es sumamente estar pendiente de los cambios o signos que se presenten en el bebé, que en algunos casos pueden ser alarmantes y requerir de atención de un pediatra, como:

  • Abdomen hinchado y duro.
  • Tos, signos de ganas de vomitar, e incluso vómitos.
  • Llanto excesivo, que además dura más de lo normal.
  • Letargo y adormecimiento, es decir, que el bebé no se despierta por sí mismo y no se le mira animado, ni alerta.
  • Dificultad para respirar o ausencia de esta (apnea).
  • Poca succión.
  • Temperatura baja.

(foto: unsplash)

Y en algunos casos, también pueden darse en la piel

Normalmente, la piel de un recién nacido puede pasar por muchos cambios, tanto en su apariencia como su textura, y es que son procesos que son generados por el cuerpo para lograr adaptarse o protegerlo al nuevo entorno.

Es necesario prestar particular atención a todos estos cambios que se den en la piel del recién nacido, pues si bien algunos llegan ser parte de procesos normales, otros serán señal de que se necesita atención médica:

  • Presencia de manchas:

Estas pueden ser de diferentes tipos, en diferentes zonas, e incluso no hablan de un riesgo a la salud, como las manchas mongólicas que se dan principalmente en la región baja de la espalda y la pelvis, son oscuras y de forma ovalada o irregular.

Por otro lado, están otro tipo de manchas, que podrían alertar de problemas como la neurofibromatosis; estas suelen ser máculas color café con leche, planas, que tienen bordes bien delimitados, y aparecen usualmente en extremidades y tronco.

  • Piel azul:

Se trata de un problema llamado cianosis, y es ocasionado principalmente porque la sangre no tiene tanto oxígeno. En algunos casos puede no ser negativa, pero puede ser una señal de que algo más pasa con el bebé si además hay dificultad respiratoria.

Puede estar causada por problemas como coágulos o enfermedades como el fenómeno de Raynaud, donde la temperatura extrema crea espasmos en los vasos sanguíneos.

  • Acné del recién nacido:

Se aprecia durante los primeros 30 días de vida debido a la presencia de hormonas de la madre que aún pueden estar en la sangre del bebé, pero no representa algún tipo de riesgo, por lo que se considera benigna.

  • Miliaria:

Son erupciones que surgen en la piel debido a obstrucciones que ocurren en los conductos de las glándulas sudoríparas, y suelen ocurrir en las primeras semanas del nacimiento debido a un proceso conocido como “estrés térmico”.

  • Eritema tóxico del recién nacido:

Se trata de un sarpullido muy común, que además no es malo para la salud del bebé. Se presenta como pústulas sobre una base roja, usualmente luego de 1 o 3 días luego del parto, y desaparece tras una semana.

  • Dermatitis del pañal:

Se presenta como parches de piel inflamada en la zona de los glúteos del bebé. Es principalmente causada por irritación del pañal, generada por exceso de fricción, humedad, e incluso contacto con la orina y/o las heces del bebé. 

  • Piel amarilla:

También llamada ictericia, es resultado de la acumulación de bilirrubina en la sangre. Puede presentarse como poco grave, pero también puede ser un problema si los niveles de bilirrubina aumentan demasiado, causando daños en el cerebro del bebé.

(Con información de: Medline Plus, Mayo Clinic, American Academy of Pediatrics, Eres Mamá, Campus Vygon, Intramed, Elsevier, Revista Colombiana de Dermatología.)