En esta época de reuniones familiares, los besos y abrazos son muy comunes y por ello, es común que se obligue a los niños a hacerlo, pero ¿es correcto? A continuación, te decimos por qué no debes obligarlos cuando no quieren saludar de beso o abrazo. 

Un niño puede negarse a dar muestras de afecto como los besos o abrazos por distintas razones.

Tal vez es muy tímido, siente vergüenza o incomodidad o simplemente, no le agrada el contacto físico con personas a las que no les tiene confianza.

¿Por qué no debes obligar a los niños a dar besos o abrazos

Sea cual sea la razón, es importante que los padres nunca obliguen a los hijos pequeños a saludar de beso y abrazo a familiares cuando no quieren.

(Foto: Canva) 

Probablemente esta actitud de los niños cause mucha vergüenza a los padres, pero sin duda, obligarlos a algo que no quieren no es la mejor manera de responder ante ello. 

Desde la infancia, los padres debemos ayudar a los niños a ser independientes y actuar de acuerdo a sus deseos, necesidades, gustos y motivaciones.

Por lo tanto, cuando dicen no, debemos respetar su decisión, ya que el contacto físico no es su manera de expresarse ni relacionarse y no podemos obligarlos con la idea de que son de nuestra propiedad y tienen que hacer lo que decimos.

Lo más grave, es que cuando obligamos a un niño a abrazar o besar a alguien, aunque sea de la familia, lo hacemos más vulnerable ante situaciones de riesgo, como el abuso infantil. 

Reflexiona sobre el tipo de mensaje acerca de los límites en su cuerpo y la relación con los demás que le estás dejando.

Cuando los obligas a abrazar y besar, les das a entender que no tienen autonomía en su cuerpo y que las necesidades de los adultos son más importantes que las de los niños, lo cual es falso.

¿Qué hacer cuando mi hijo no quiere saludar?

Tal vez te sientes preocupado porque en estas fiestas familiares, tus hijos pequeños no quieran saludar o despedirse de beso y abrazo, pero antes de obligarlo, toma en cuenta estos consejos: 

(Foto: Canva) 

  • Permite que el niño muestre afecto de la forma que quiere y con las personas que quiere en los momentos que decida, no cuando se lo exijan, esto le dará autonomía. 
  • Enséñale a tu pequeño que debe dar permiso de que alguien toque su cuerpo y que cuando no se sienta seguro o cómodo, está bien decir que no y retirarse. Es decir, dile que todo contacto físico requiere consentimiento.
  • Si el niño no quiere abrazar ni besar, no pasa nada, dale alternativas para saludar o despedirse de forma respetuosa de los demás. Puede hacerlo solo dando la mano, despidiéndose de lejos con un movimiento de la mano o hasta con un saludo de moda. 
  • Déjale saber que siempre estás ahí para escucharlo, así que dile que puede contar contigo cuando una situación le resulte desagradable.
  • Nunca lo castigues o regañes por no dar besos o abrazos a los familiares.
  • Evita usar frases como “qué feo te ves” o “que mal educado” para manipularlo y hacer que salude. 

Recuerda que dar un beso o abrazo no es la única forma de saludar a las personas, existen muchas maneras de hacerlo sin perder el respeto, así que no obligues a tu pequeño, simplemente respeta su decisión y enséñale que es dueño de su cuerpo. 

(Con información de Etapa Infantil, Guía Infantil, BB Mundo)