Es normal que los niños entre 1 y 3 años hagan berrinches, sin embargo, dependiendo de cómo lo manejas puedes favorecer la presencia de comportamientos desafiantes o, por el contrario, promover la independencia, autoestima y manejo de emociones en el niño, una investigación señala que el pasar tiempo al aire libre puede calmar el berrinche de tu hijo.

Cuando los niños son pequeños aún no saben cómo regular y expresar adecuadamente sus emociones; estas surgen de manera espontánea son que intervengan decisiones conscientes, lo que provoca que pierdan el dominio que tienen sobre sí mismos, que les cuesta trabajo pensar antes de actuar, prever las consecuencias de su conducta y se les dificulte actuar de acuerdo a las normas establecidas.

Pasar tiempo al aire libre puede calmar el berrinche de tu hijo

Es posible que cuando un niño hace berrinches en tu presencia, te sientas enojado, avergonzando, impaciente o impotente. Tal vez porque crees que lo hace para conseguir algo o porque quiere desobedecer.

Como respuesta, es común que los adultos busquen modificar el comportamiento del niño, aislandolo, ignorándolo o castigándolo, para obligarlo a modificar el estado emocional que le causa malestar.

Una nueva investigación científica publicada en la revista People and Nature Journal, ha llegado a la conclusión de que pasar un poco de tiempo al aire libre puede ayudar a calmar a los niños.

La conclusión señala que los pequeños que más tiempo pasaban en la naturaleza, tenían menos problemas de comportamiento y emociones que aquellos que no tenían a su disposición espacios al aire libre como parques y jardines.

Por eso, aseguran que pasar, al menos, diez minutos diarios al aire libre puede reducir sustancialmente la gravedad de sus berrinches, así como su comportamiento y la gestión emocional en general.

(Foto: Pinterest)

Lo mejor es sacar a los niños a pasear a espacios naturales, pero si eso no fuera posible, pasar al menos 10 minutos en algún jardín o parque cercano también ayuda.

“No tiene por qué ser acampar en el bosque y buscar comida; realmente, puede ser tan simple como dar un paseo cerca de la casa o sentarse afuera durante diez minutos al día”,

Niños que pasaron el confinamiento con naturaleza mostraron mejores resultados

Para llegar a la conclusión, aparte de concentrarse en otros aspectos, los autores preguntaron a padres con niños de entre tres y siete años con qué frecuencia habían tenido berrinches entre abril y junio de 2020. Llegaron a la conclusión de que los que habían pasado el confinamiento en un entorno privilegiado (con naturaleza a su alrededor) estaban en mejores condiciones que los que habían tenido que estar encerrados.

Otro estudio de la Universidad de Helsinki encontró que los niños que pasan más tiempo en la naturaleza disfrutaban de un sistema inmunológico más fuerte que aquellos que no pueden disfrutar de ella.

Sigue leyendo: ¿Por qué tus hijos no deben ver serios violentas?

(Con información de: ser padres y bebés y más)