Las mujeres embarazadas sin seguridad social podrán tener acceso gratuito a procedimientos dentro del útero que permiten resolver complicaciones, pues México ya cuenta con la primera Clínica de Cirugía Perinatal de Alta Especialidad. 

Al respecto, Sandra Acevedo Gallegos, jefa del Departamento de Medicina Materno Fetal, dijo que uno de los problemas más comunes es el síndrome de transfusión feto-fetal, que puede presentarse hasta en 15% de los embarazos gemelares que comparten la misma placenta.

Con la intervención médica adecuada, sobrevive más de 90% de los casos.

Beneficios de la cirugía perinatal

La experta detalló que la cirugía perinatal también se aplica para corregir defectos fetales específicos como los del tubo neural, o las hernias diafragmáticas; en ambos casos, la intervención mejora la sobrevida y la respuesta al manejo quirúrgico definitivo al nacimiento. 

(Foto: especial) 

Esta clínica ubicada en el Instituto Nacional de Perinatología “Isidro Espinosa de los Reyes” (INPer) de la Secretaría de Salud, está equipada con tecnología de vanguardia a cargo de un grupo multidisciplinario de especialistas y subespecialistas.

Acevedo Gallegos refirió que uno de los objetivos de la clínica es reducir la morbilidad y mortalidad asociada al embarazo y el parto en la mujer.

Es importante destacar que en México ocurren anualmente poco más 2 millones de nacimientos, de los cuales, 9 mil son gemelares que comparten una placenta única (idénticos), “con conexiones aberrantes vasculares entre uno y otro”, dijo la experta.

Agregó que de estos gemelos, de 12 a 20% presenta complicaciones y un porcentaje importante requiere intervención intrauterina para “cerrar con láser” las comunicaciones anormales y evitar la muerte de uno o de ambos gemelos.

Complicaciones se detectan en etapas tardías 

En la Clínica de Embarazo Gemelar del INPer se evalúan diariamente entre 4 y 6 pacientes, a quienes se realiza vigilancia estrecha para detectar a tiempo algún problema y programar la intervención.

Sin embargo, en muchos de estos embarazos se detectan tardíamente las complicaciones neonatales, con el riesgo de muerte perinatal como consecuencia. 

(Foto: pexels) 

Otro problema es que, en México, entre 1 y 2 de cada mil personas recién nacidas vivas presentan un defecto de tubo neural, es decir, la falta de cierre de la columna vertebral, que deja secuelas a nivel del neurodesarrollo.

La mayoría no puede caminar, presenta problemas para control de los esfínteres y requiere la colocación de sondas urinarias de por vida. Asimismo, deben recibir múltiples terapias de rehabilitación.

La intervención fetal tiene el objetivo de corregir el defecto y que la persona recién nacida no tenga necesidad de ser intervenida quirúrgicamente al nacimiento. También puede reducir la necesidad de colocación de una válvula intracraneal para disminuir el exceso de líquido cefalorraquídeo en el cerebro.

La hernia del diafragma es otra complicación, en la que el músculo diafragmático tiene ausente una porción, lo que ocasiona que órganos abdominales se desplacen hacia el tórax y eviten que el pulmón se desarrolle adecuadamente.

Cuando el defecto es muy grande, el feto tiene pocas posibilidades de sobrevida al nacimiento; algunos son candidatos a la oclusión temporal de la tráquea fetal que ayuda al pulmón a expandirse y tener más posibilidades de vida luego de la reparación definitiva del defecto.

El diagnóstico oportuno de malformaciones es clave 

La doctora Acevedo dijo que el diagnóstico oportuno de ese tipo de malformaciones se traduce en aumento en la calidad de vida y la integración a la sociedad en igualdad de condiciones de las niñas y los niños.

La cirugía fetal es un procedimiento que se realiza dentro del útero; sin embargo, no todas las pacientes son candidatas a este tipo de intervención. 

(Foto: especial) 

“Cada caso requiere evaluación previa que garantice que se va obtener un beneficio real para el bebé, la mamá y los proyectos de vida de las familias”, precisó la experta.

La especialista agregó que una de las patologías más frecuentes en los embarazos gemelares es el síndrome de transfusión feto-fetal, que es cuando ambos fetos comparten la misma placenta, lo que permite que uno de ellos envíe sangre al otro constantemente, produciendo efectos en ambos que ponen en riesgo su vida.

Acevedo Gallegos detalló que desde 1990, el INPer lleva a cabo procedimientos como: 

  • Amniocentes
  • Transfusiones intrauterinas
  • Colocación de catéteres fetales
  • Biopsias de vellosidades transabdominales y endovaginales.

Asimismo, en 2008 realizó la primera intervención de fotocoagulación en el país a nivel público y privado.

Quienes fueron intervenidos durante la etapa fetal en la Clínica de Cirugía Perinatal de Alta Especialidad, dijo la doctora, reciben seguimiento pediátrico y del neurodesarrollo.

Cirugía perinatal salvó la vida de unos gemelos 

El Inper es una de las pocas instituciones donde se realiza el manejo integral del problema, que incluye diagnóstico, intervención en la vida fetal, atención del parto, neonatal y seguimiento del neurodesarrollo. 

(Foto: especial) 

Por su parte, la coordinadora de la Clínica Materno Fetal del INPer, Yazmín Copado Mendoza, dio a conocer el caso de éxito de un embarazo gemelar de 16 semanas de gestación con síndrome de transfusión feto-fetal.

Después de desarrollar el protocolo, la mujer gestante fue sometida a una intervención para separar la placenta.

La cirugía se realizó sin complicaciones; en la actualidad, los gemelos tienen un año y se encuentran en buen estado de salud.

Para aprender más de...6 datos sobre los cambios en el cerebro durante el embarazo

No solo son cambios físicos:
El periodo que comprende el embarazo conlleva muchos cambios físicos y mentales en la madre. Sin embargo, se conoce muy poco sobre los últimos pues la mayoría de las investigaciones sobre el embarazo se centran en el desarrollo del feto. Esto es lo que se conoce.
Mejores sentidos para mejores vínculos:
Lo que se conoce del cerebro maternal es principalmente por estudios científicos en roedores. Por ejemplo, se ha observado que el sistema olfativo mejora con la producción de nuevas neuronas con el fin de formar un vínculo sólido entre ella y sus crías.
Crecimiento neuronal:
El hipocampo, que es un área del cerebro relacionada con la función de la memoria, tiene un crecimiento neuronal; estos cambios se manifiestan en el comportamiento, como por ejemplo: los roedores exhiben una mejora en la atención, la memoria y son mejores recolectoras y planeadoras. Además, son más audaces y atrevidas.
Los cambios son permanentes y acumulativos:
La mayoría de dichos cambios en el cerebro y el comportamiento persisten toda la vida. Asimismo, muchos de estos cambios son acumulativos, es decir, con cada embarazo surgen más cambios en el cerebro.
Protección contra amenazas:
Las mujeres embarazadas muestran una disminución de la regulación de la respuesta al estrés, se cree que esta disminución responde a un propósito adaptativo básico: la protección de la madre a su cría. De igual forma, las mujeres embarazadas pueden detectar con mayor facilidad que cualquier otra persona las amenazas latentes de su entorno.
El costo mental del embarazo:
Se cree que la reestructuración del cerebro maternal tiene un costo permanente. Una investigadora siguió de cerca a un grupo de 100 embarazadas y en la etapa postparto y se encontró una deterioro cognitivo a diferencia de las mujeres sin hijos. Por ejemplo, en la memoria verbal las embarazadas mostraron rendimientos bajos.