En los últimos tiempos se ha visto que la lactancia materna dura menos tiempo de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y según una nueva investigación es posible que problemas de salud como la obesidad sean una causa, ya que se ha demostrado que es capaz de alterar la leche materna.

(foto: freepik)

La obesidad puede alterar más que el peso

Expertos aseguran que la obesidad podría causar diversos problemas en el cuerpo e incluso diversos estudios han encontrado que también resulta responsable de causar una condición o estado conocido como inflamación sistémica.

Esta inflamación sistémica, se cree que inicia en la grasa acumulada en el cuerpo, para posteriormente avanzar por el resto del organismo hasta alcanzar los órganos, por lo que existe el riesgo de padecer problemas de salud como:

  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Problemas de resistencia a la insulina.
  • Formación de placas en las paredes de arterias.

Sin embargo, parece ser que esta inflamación sistémica no solo se limitaría a eso, sino que también podría afectar la calidad y la cantidad de leche materna disponible para alimentar a los recién nacidos. 

(foto: freepik)

También podría alterar la cantidad de leche materna

Según especialistas, se ha reportado que la mayoría de las madres dan leche materna a los bebés por un período de tiempo más corto al recomendado, y esto podría deberse en gran parte a la reducción en la cantidad de leche materna que se produce.

Una nueva investigación, publicada en la revista Journal of Nutrition, que contó con la participación de 61 mujeres que estaban en un período de lactancia, demostró que las madres que tenían obesidad, eran aquellas que tenían menos producción de leche materna.

De todas las participantes, 23 tenían una baja producción de leche materna, a pesar de que realizaban estrategias y esfuerzos para revertir este problema, y los investigadores encontraron que:

  • Este grupo tenía mayores niveles de obesidad que las mujeres que producían más leche materna.
  • Tenían más cantidad de marcadores biológicos que indicaban la existencia de inflamación sistémica en el organismo.

(foto: freepik)

Y la calidad de la leche también podría afectarse

Sin embargo, la cantidad de leche no era lo único que podría alterarse, informaron los investigadores, ya que también se encontró que las mujeres con obesidad y, por lo tanto, con marcadores de inflamación en el cuerpo, perdían la calidad de la leche materna producida.

Esto se debe, explican, porque la inflamación generalizada a causa de la obesidad, puede alterar la absorción de ácidos grasos que se obtienen por medio de la alimentación, evitando que lleguen a la sangre y a la glándula mamaria, reduciendo la calidad de la leche materna.

Esto se demostró ya que, en el caso de las mujeres que alimentaban a sus bebés solo con leche materna, no solo tenían menores niveles de inflamación, sino que además mostraban mayores niveles de ácidos grasos en la sangre y en la leche.

Estos niveles de ácidos grasos en la sangre y, principalmente, en la leche materna, son fundamentales para el bebé, ya que contribuyen en su crecimiento.

(Con información de: WebMD, Scielo.)