Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

La falta de esta vitamina puede causar sangrado en bebés

Los bebés pueden sangrar en los intestinos o el cerebro sin que los padres vean el sangrado

SUSANA CARRASCOJun 02, 2022 
Tiempo de lectura: 4 mins.
Tomar anticoagulantes en el embarazo eleva el riesgo. Foto: PEXELS

Lo + leído

En los primeros días de vida, un bebé puede estar expuesto a diversas complicaciones de salud debido a la fragilidad de su cuerpo y la inmadurez de su sistema inmune, pero lo que pocos saben es que la falta de una vitamina puede causar sangrado en bebés. Te decimos de qué se trata. 

El sangrado por deficiencia de vitamina K es un trastorno hemorrágico en bebés que se desarrolla con mayor frecuencia en los primeros días y semanas de vida. 

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, la falta de vitamina K puede causar sangrado grave en los recién nacidos debido a que este nutriente desempeña una función importante en la coagulación de la sangre.

Sangrado en bebés por falta de vitamina K

La Stanford Children’s Health explica que los bebés normalmente nacen con bajos niveles de vitamina K. Cuando no se tiene en cantidades adecuadas, hay riesgo de un sangrado grave o hemorragia que pone en riesgo la vida.  

(Foto: Pexels) 

Los bebés pueden sangrar en los intestinos o el cerebro sin que los padres vean el sangrado y sepan que algo está mal, lo que demora la atención médica y provoca consecuencias graves, advierten los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

“Todos los bebés nacen con niveles muy bajos de vitamina K debido a que ésta no pasa bien a través de la placenta. La leche materna contiene solo pequeñas cantidades de vitamina K”, agregan.

Los bebés que tienen más riesgo de este padecimiento son los que nacen de una madre que tomó ciertos medicamentos durante el embarazo, como anticonvulsivos y anticoagulantes.  Asimismo, los bebés con fibrosis quística, diarrea y hepatitis, tienen más riesgo de padecerlo.

Ante ello, la American Academy of Pediatrics recomienda que se les aplique una inyección de vitamina K a todos los recién nacidos.

Los bebés que no reciben esta inyección tienen una probabilidad 81 veces mayor de presentar un sangrado grave, en comparación con aquellos que sí la tienen. Lo más grave es que el sangrado por deficiencia de vitamina K puede producirse en bebés de hasta 6 meses, que sean sanos, por lo que el riesgo no se limita solo a los primeros días de vida.

¿Qué ocurre cuando el bebé sufre un sangrado?

Las zonas de sangrado más comunes, según MedlinePlus incluyen:

  • El pene de un niño, si ha sido circuncidado
  • La zona del ombligo
  • El tracto gastrointestinal (presencia de sangre en las heces del bebé)
  • Las membranas mucosas (como el revestimiento de la nariz y la boca)
  • Lugares donde ha habido una punción con aguja

El sangrado en bebés puede producirse en el cerebro u otros órganos importantes y puede suceder rápidamente.  Los casos de sangrado por bajos niveles de vitamina K o por deficiencia de esta vitamina no ocurren con frecuencia, pero cuando sí ocurren, son devastadores.

(Foto: Pexels) 

Los CDC estiman que uno de cada cinco bebés con sangrado por deficiencia de vitamina K muere.

Entre los bebés que tienen sangrado por deficiencia de vitamina K tardío, a cerca de la mitad les ocurre en el cerebro, lo cual puede provocar un daño permanente. Otros bebés sangran en el estómago o los intestinos. 

¿Cómo tratar la deficiencia de vitamina K

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y la salud general del pequeño. También variará según la gravedad de la afección.

Generalmente, la vitamina K se administra si se presenta sangrado, aunque los bebés con sangrado intenso pueden necesitar transfusiones de plasma o de sangre. 

El médico será quien diagnostique esta afección y lo hará según los signos de sangrado que presente el bebé y sus análisis de laboratorio para ver los tiempos de coagulación de la sangre.

Acude de inmediato al médico si tu bebé presenta:

  • Cualquier sangrado inexplicable
  • Convulsiones
  • Comportamiento anormal

(Con información de CDC, MedlinePlus y Stanford Children’s Health)

Para saber más de...Tipos de mamás y sus características

Maternidad
La maternidad representa un cambio muy importante en la vida de las mujeres y es que la falta de experiencia logra crear diferentes tipos de comportamientos que podrían definirse como ciertos tipos de madres
Tipos de mamás
Al existir diversas formas de cómo ejercer la maternidad, te presentamos 9 tipos de mamás entre los cuales tal vez te puedas identificar con más de un ejemplo.
Mamá helicóptero:
Son aquellas madres que se encuentran siempre pendientes de sus hijos, sin brindarles la autonomía que necesitan, llegando a ser sobreprotectoras, de acuerdo con la Universidad de Minnesota, esta conducta podría afectar a los hijos volviéndose incapaces y dependientes.
Mamá necesitada:
Es un tipo de mamá muy conflictiva, pues siempre se encuentra quejándose y presentando necesidades que nunca logran ser llenadas, provocando en los hijos un sentimiento de culpa en el que se cree que nunca podrán ser suficiente para su madre.
Mamá amiga:
Este tipo de mamá se comporta como un adolescente, permitiendo todo tipo de libertades y acercándose a los hijos como una compañera más, sin embargo, esto no es del todo benéfico, pues la crianza de un hijo necesita un balance entre la complicidad y la autoridad
Mamá chantajista:
Estas mamás siempre están dispuestas a manipular a los hijos para que hagan lo que ellas quieren. Los hijos criados por una madre así, tienden a desarrollar dificultades para tomar decisiones pues buscan siempre tener la aprobación de ellas. Muchas veces este chantaje es disfrazado de un supuesto “amor”.
Mamá exigente:
Siempre impone reglas y órdenes para las actividades diarias, las expectativas hacia sus hijos son muy altas. De igual forma se muestran lejanas y cero afectuosas hacia sus hijos. Crecer con una mamá así provocará problemas de ansiedad y baja autoestima, así como inseguridades.
Mamá competitiva:
Este tipo de madres desarrollan una fuerte competencia motivada por la envidia de la juventud en contra de las hijas cuando empiezan a crecer. En casos extremos las madres llegan a expresar comentarios crueles en contra de ellas.
Mamá obediente:
Son mamás que cumplen todas las peticiones de los hijos, convirtiendo a los niños en pequeños tiranos. Con el paso del tiempo se cría a una persona incapaz de esperar, así como sin ningún rasgo de tolerancia pues nunca tuvo límites.
Mamá ausente:
Las mamás de este tipo relevan la crianza de los hijos a los abuelos o a los tíos por diversas razones y al no estar el tiempo suficiente con los niños tiende a recompensar su ausencia con regalos.
Mamá buena onda:
Es la mamá soñada por todos, son capaces de llamar la atención sin provocar daños con la intención de que el hijo aprenda de sus errores. Creen en las capacidades de los niños motivándolos a luchar por sus sueños.

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda