Durante el embarazo muchas actividades se restringen por temor a dañar el bebé. Tomar sustancias nocivas o realizarse procedimientos estéticos son algunas de las cosas que no se aconsejan hacer.

Eso puede generar que, en ocasiones, las futuras mamás antepongan el cuidado de su bebé por el de ellas mismas, cuando en realidad el embarazo es una etapa que ambos deberían disfrutar y que las mujeres pueden aprovechar para conocer su cuerpo y apapacharlo de manera especial.

Muchas futuras mamás se preguntan si es seguro realizar procedimientos de exfoliación sin dañar a su bebé. No es una respuesta tan siempre, pues hay químicos que pueden ser peligrosos y otros que no.  Esto es lo que debes saber sobre la exfoliación en el embarazo.

¿Cómo debe ser la exfoliación en el embarazo?

La piel también sufre cambios durante el embarazo y puede volverse más sensible a los productos que utilizabas antes o a nuevos productos. Aunque la piel se renueva cada cierto tiempo, conforme pasan los años este proceso se vuelve más lento, por lo que la exfoliación es una buena técnica para asistir este proceso.

(Foto: Freepik)

La exfoliación sirve para remover la piel muerta y darle un aspecto más suave y renovado a tu piel. Hay dos tipos de exfoliación: la física y la química.

  • La exfoliación física se puede hacer con un cepillo o un ungüento granuloso
  • La exfoliación química se refiere a utilizar productos químicos de forma tópica para disolver las células muertas

Durante el embarazo, la forma más segura de exfoliar tu piel es mediante la forma física, ya que lo puedes hacer con un cepillo o crema sin dañar a tu bebé.

La exfoliación química, por otra parte, utiliza ácidos y químicos que trabajan para disolver las conexiones entre las células de la piel de la capa externa para que se liberen más fácilmente.

Los químicos más utilizados en la exfoliación química casera son los alfa hidroxiácidos (AHA), como los ácidos glicólico y láctico, y los beta hidroxiácidos (BHA), como el ácido salicílico. Te decimos cuáles son los exfoliantes más recomendados por dermatólogos para usar en el embarazo.

(Foto: Freepik)

Exfoliantes químicos: los permitidos y los prohibidos

Recuerda que el embarazo es una etapa delicada y que cualquier cambio que quieras realizar lo debes consultar con tu doctor. Los exfoliantes físicos son seguros de utilizar, pero debes hacerlo con delicadeza.

En cuanto a los exfoliantes químicos, lo más seguro es hacerlo una o dos veces al mes como máximo. Si vas a usar un exfoliante químico, una buena idea es probarlo en una pequeña parte de tu piel para verificar su seguridad. Estos son los químicos que deberías evitar durante el embarazo:

  • Retinol: El retinol es un tipo de retinoide que son una variedad de vitamina A, sin embargo, no se recomienda que las mujeres embarazadas y en etapa de lactancia lo usen de forma tópica. Hay estudios que han confirmado que el retinol se puede transferir de la madre al bebé por medio de la placenta. La Academia Americana de Dermatología enlistó al retinol como un ingrediente poco seguro de utilizar en el embarazo.
  • Ácido salicílico: Es un tipo de beta hidroxiácido y, al igual que el retinol, puede ser absorbido por la sangre y transferirse al bebé, lo que podría causar defectos de nacimiento.
  • Peróxido de benzoilo: Al igual que los otros dos ingredientes su utilización no es segura

Exfoliantes químicos que sí puedes usar:

  • Para el cuerpo puedes utilizar exfoliantes con enzimas de frutas como la calabaza, la sandía o la papaya.
  • Para la cara es seguro utilizar químicos como el ácido cítrico, el ácido glicólico y el ácido láctico

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Verywellfamily)