La pandemia por coronavirus trajo muchos problemas a las personas, el covid-19 no solo cobró miles de vidas, también trajo muchos problemas a grandes y pequeños, un nuevo estudio señala que en el confinamiento los niños pasaron más tiempo frente a pantallas.

Cuando inició la pandemia por covid-19 muchos países obligaron a sus habitantes a estar confinados, cosa que afectó a todas las personas, incluido a los niños que tuvieron que pasar más tiempo frente a pantallas.

Para aprender más de...Covid-19 prolongado: 7 datos que debes conocer

¿Qué es?
También referido como síndrome post-covid-19 o covid-19 persistente, se define como la persistencia de signos y síntomas que surgen durante o después de padecer covid-19, duran más de 12 semanas y no se explican por un diagnóstico alternativo. Sin importar la levedad o gravedad de la infección, cualquiera puede desarrollar este síndrome.
Clasificación:
Se identifican tres tipos generales de síntomas del covid- 19 persistente: síntomas residuales que continúan tras la recuperación de la enfermedad grave; síntomas debido a una falla funcional en uno o múltiples órganos que persiste tras la recuperación y síntomas o síndromes nuevos que surgen tras una infección leve o asintomática.
Síntomas según sistemas:
El síndrome post covid-19 presenta síntomas que pueden afectar a uno o múltiples sistemas corporales. En el sistema respiratorio: tos y dificultad para respirar; en el cardiovascular: dolor torácico, opresión y palpitaciones; en el sistema gastrointestinal: dolor abdominal, náuseas, diarrea y pérdida de peso.
En el sistema neurológico es donde se presentan más síntomas: dolor de cabeza, mareos, zumbidos en el oído, pérdida del gusto o el olfato, trastornos del sueño, sensaciones anormales de cosquilleo, calor o frío en la piel, dolores musculares, niebla mental, problemas de memoria o concentración, ansiedad y depresión.
Otros síntomas son fatiga, fiebre, dolor de cuerpo, de articulaciones, de garganta y oídos. La Encuesta Internacional de Síntomas recopiló información en 56 países y se reportaron 205 síntomas del síndrome post-covid-19 con una duración promedio de más de 90 días y seis meses en los más graves, quienes presentaron cada uno un promedio de 13 síntomas.
Sin tomar en cuenta a pacientes con secuelas de daños en los órganos o aquellos con enfermedades previas, el perfil de las personas que padecen un covid-19 prolongado son personas, en su mayoría mujeres en el rango de 35 a 50 años.
Falta mucho que aprender:
Todavía falta mucho por estudiar al respecto y es temprano para establecer rigurosamente los factores de riesgo, la totalidad de los síntomas, la población afectad, las discapacidades que se desarrollan, el nivel de prevalencia y mortalidad y otros aspectos sociales como el impacto laboral, psiquiátrico y en los sistemas de salud.

En el confinamiento los niños pasaron más tiempo frente a pantallas

Dos estudios liderados por la Universidad de Oslo y publicados en la revista Scientific Reports analizaron los efectos sobre la adquisición del lenguaje y el tiempo que pasaron frente a las pantallas de dispositivos electrónicos de dos mil 200 bebés durante el confinamiento en trece países.

Los resultados arrojan que los bebés de 8 a 36 meses pasaron más tiempo de lo habitual frente a la pantalla durante el confinamiento, aunque aprendieron más palabras en comparación con antes de que llegara la pandemia, pero esto puede deberse a otras actividades que los padres hacían con sus hijos durante el encierro.

Los niños a los que sus padres les leían aprendieron más palabras

La investigación señala que los niños a quienes sus cuidadores les leían con más frecuencia son los que aprendieron más palabras frente a los que casi no escuchaban lecturas por parte de sus padres.

(Foto: Pinterest)

En cuanto a las pantallas, aquellos que las veían más integraron menos palabras nuevas en relación con sus compañeros con menos tiempo de exposición a éstas.

Sin embargo, aunque los niños estuvieron más tiempo frente a las pantallas que antes, en general, se informó de que los pequeños ganaron más palabras de las esperadas, en relación con los niveles anteriores a la pandemia.

Poco después de que comenzara el cierre a principios de marzo de 2020 en 13 países, se pidió a los padres que rellenaran un cuestionario en línea con preguntas sobre la edad del niño, su exposición a diferentes idiomas, el número de hermanos y el desarrollo del vocabulario.

Al final del confinamiento, se les preguntó sobre las actividades que realizaban con sus hijos durante el encierro, el tiempo de acceso a las pantallas antes y después de aquel periodo para padres e hijos, y la actitud de los progenitores ante el hecho de que los niños estuvieran expuestos a las pantallas.

También se confeccionó una lista estandarizada de vocabulario para indicar el número de palabras que el bebé entendía y/o decía al principio y al final del confinamiento para poder calcular cuántas había adquirido.

Cuanto más largo fue el confinamiento, mayor el tiempo que los bebés pasaron frente a las pantallas, así como en las familias con menos años de educación y en las que los padres declararon utilizar ellos mismos las pantallas durante más tiempo.

Un confinamiento corto no tuvo consecuencias perjudiciales en el lenguaje de los niños

Los resultados sugieren que el aislamiento relativamente corto “no tuvo un impacto perjudicial en el lenguaje de los niños pequeños”, dijo uno de los autores del estudio Julien Mayor, de la Universidad de Oslo.

Sin embargo, “debemos ser cautos a la hora de asumir que esto se aplicaría durante tiempos normales o a encierros más largos, dadas las circunstancias extraordinarias a las que se enfrentaron los niños y sus padres en este tiempo", agregó Natalia Kartushina, del mismo centro universitario.

Los autores consideran “tranquilizador” que, a pesar de haber aumentado la exposición a la pantalla durante el confinamiento, los niños aprendieran más palabras en ese periodo si se compara con antes de la pandemia y estiman que se debe “potencialmente” a otras actividades que los padres realizaron con sus hijos durante el encierro.

Sigue leyendo: 5 rutinas para cuidar el bienestar emocional de tus hijos

(Con información de: EFE)