Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Debe quedar en la ley el acceso a la fertilización asistida: expertos

Expertos destacaron que en México no todas las personas que lo necesitan tienen acceso a procedimientos de fertilización asistida

MARILUZ ROLDÁN May 09, 2022 
Tiempo de lectura: 7 mins.

SuMédico cuenta con la  verificación de contenidos por parte de Ericka Guevara, médico pasante, en colaboración con la Facultad de Medicina de la UNAM.

Lo + leído

Los procedimientos de reproducción asistida deberían ser accesibles a todas las personas que los requieran, pero en México solamente hay cuatro instituciones públicas que los realizan y no cuentan con toda la tecnología disponible, indicaron expertos, quienes urgieron a que estos temas queden plasmados en la ley.

El portal SuMédico.com organizó el foro “Ser mamá después de los 40”, en el que participaron los especialistas Patricia Aguayo González, especialista en Biología de la Reproducción Humana por el Instituto Nacional de Perinatología (INPer); Carlos Maquita, especialista en Biología de la Reproducción certificado por el Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia, y Alfonso Gutiérrez Frusch, ginecólogo especialista en Biología de la Reproducción en el Centro Médico ABC, quienes explicaron los riesgos y beneficios de tener un bebé en esa etapa de la vida.

En el marco del Día de las Madres, los expertos destacaron que uno de los retos que persiste en México es que no todas las personas que lo necesitan tienen acceso a procedimientos de fertilización asistida, por lo  que las mujeres que desean realizarse este tipo de tratamientos deben acudir al sector privado.

“En México hay tres o cuatro instituciones públicas nada más: está el Instituto Nacional de Perinatología, el Hospital Universitario de Nuevo León, el Hospital 20 de noviembre que es del ISSSTE, y está el Instituto de Seguridad Social del Estado de México “Mónica Pretelini”; ahí tienen un centro de reproducción. Son los únicos centros qué hay de atención de reproducción asistida públicos”, destacó el doctor Maquita. Y según aclaró la doctora Aguayo, en el INPer no cuentan todos los procedimientos disponibles a nivel privado.

El doctor Maquita alertó que en el país no existe una ley de reproducción asistida, que permitiría delimitar las acciones que se pueden llevar a cabo, acotar aquellos lugares que no están en las condiciones adecuadas de hacer las cosas bien y ayudaría a la población a saber a qué servicios pueden acceder.

“Deberían de existir (los procedimientos de reproducción asistida en el Sector Salud) y de verdad que nosotros hemos luchado muchísimo por tener simplemente diagnóstico genético por implantación, que desafortunadamente no lo tenemos, ovodonación, que tampoco lo manejamos”, señaló la doctora Aguayo González.

Detalló que en el INPer han luchado para que se implementen diversos tratamientos de fertilidad, pero desafortunadamente los recursos se tienen que ir a otras áreas que el gobierno considera prioritarias, como la atención a neonatos o la obstetricia.

Maquita explicó que en México se realizan entre 15 mil y 20 mil ciclos de tratamiento de fertilización asistida al año y que  hay más de 100 centros de reproducción en el  sector privado; los costos son muy variables pues oscilan de los 30 mil a los 300 mil pesos.

¿A qué edad disminuye la fertilidad de las mujeres?

Los especialistas señalaron que se están polarizando las edades en las que las mujeres logran un embarazo, pues ocurren antes de los 18 años o después de los 40. Al respecto, explicaron que los datos más recientes muestran que el 40% de las mujeres tienen su primer embarazo arriba de los 35 años y que se han cuadruplicado los embarazos arriba de los 40 años.

La doctora Aguayo González recordó que a partir de los 35 años de edad, las mujeres comienzan a tener una disminución en su capacidad reproductiva y por lo tanto disminuyen las oportunidades de quedar embarazadas de forma espontánea.

Detalló que después de los 45 años la probabilidad de que una mujer tenga un embarazo espontáneo es del 5%; a los 40 años es del 36% y a los 35 años es del 50%.

Asimismo, explicó que del 100% de óvulos fecundados, sólo el 30% llegan al nacimiento de un bebé, el resto se pierden durante el proceso: otro 30% antes de la implantación, otro 30% después de la implantación y el 10% en el primer trimestre del embarazo.

Los riesgos y beneficios de ser madres después de los 40

Muchas mujeres postergan la maternidad por cuestiones laborales o de estudios, porque no encuentran la pareja ideal o porque quieren viajar o disfrutar de otros aspectos de la vida; ante esta situación, los expertos señalaron que sí es posible quedar embarazada después de los 40 años, pero en muchos casos se requiere de algún tratamiento de fertilidad y de que las condiciones de la mujer sean óptimas. 

“(Los tratamientos de reproducción asistida) no son 100% efectivos, esto es importante de mencionar”, señaló Maquita, quien añadió que esto depende de la edad y de las condiciones de salud de las parejas, por lo que el porcentaje oscila entre los 50% y 80%.

Alfonso Gutiérrez Frusch, ginecólogo especialista en Biología de la Reproducción en el Centro Médico ABC, indicó que hay varias alternativas, como el congelamiento de óvulos y la fertilización in vitro, estudio genético de preimplantación, ovodonación e inyección intracitoplasmática de espermatozoide, entre otros.

Explicó que en el caso del congelamiento de óvulos, lo ideal es guardarlos cuando la mujer tiene alrededor de 24 años, que es la etapa más fértil de la mujer, aunque lo puede hacer también durante sus treintas.

Sin embargo, indicó que al embarazarse después de los 40 años puede haber riesgos para la madre y para el bebé: hay cuatro veces más peligro de embarazo ectópico, aumento de riesgo de cromosomopatías, nacimientos pretérmino, bajo peso al nacer y malformaciones congénitas.

Otros de los riesgos que se deben considerar son comorbilidades asociadas, como antecedentes quirúrgicos, cáncer, enfermedad cardiovascular, enfermedad renal, enfermedades autoinmunes, preeclampsia, diabetes gestacional y hasta el riesgo seis veces mayor de muerte materna.

Aunque no todo es negativo, el especialista señaló que tener un hijo después de los 40 años también tiene beneficios, como aumento en la salud de los niños hasta los cinco años, disminución de riesgos de lesiones, mayor estabilidad financiera y emocional y 40% menor riesgo de mortalidad en mujeres que tuvieron hijos después de los 45 años.

“La realidad es que en las mujeres mayores de 40 años que llevan un estilo de vida sano, la mayoría de estos riesgos se disminuyen”, destacó Gutiérrez Frusch. 

Trivia

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda