¿Eres demasiado estricto con tus hijos? Cuidado, expertos alertan que los padres estrictos pueden ser un factor para que los hijos desarrollen depresión. Te explicamos las razones.

El medio especializado Infosalus señala que una educación severa puede alterar la forma en que el cuerpo lee el ADN de los niños, lo que aumenta su riesgo de depresión

La depresión en los niños se manifiesta cuando los niños se sienten tristes o sin interés en las cosas que antes solían disfrutar, o se sienten indefensos o desesperanzados en situaciones en las que podrían hacer algo para cambiarlas. Hay tristeza y desesperanza persistentes según los CDC

¿Por qué los padres estrictos pueden favorecer la depresión en niños?

Una educación muy estricta parece que previene muchos problemas en los niños, pero la realidad es que es un factor para la depresión en niños.

(Foto: Pexels) 

Expertos señalan que este tipo de educación altera la forma en que el cuerpo lee el ADN de los niños, aumentando el riesgo de depresión no solo en la infancia, también en la adolescencia. 

Al respecto la doctora Evelien Van Assche, de la Universidad de Münster en Alemania explica que se ha comprobado que “la dureza percibida de los padres, con castigos físicos y manipulación psicológica, puede introducir un conjunto adicional de instrucciones sobre cómo se lee un gen para que quede grabado en el ADN”.

Con ello, se han visto indicios de que estos cambios pueden predisponer al niño en crecimiento a la depresión.

Por su parte, los niños que tuvieron educación de apoyo no presentaron este riesgo.

Para comprobarlo, los investigadores seleccionaron a 21 adolescentes que declararon tener buena crianza, con apoyo de sus padres y se compararon con 23 adolescentes que tuvieron una crianza dura, con manipulación, golpes y rigor excesivo. 

Los participantes tenían entre 12 y 16 años y se vio que muchos de los que experimentaron una crianza dura mostraban signos subclínicos de depresión.

¿Cómo se manifiesta la depresión infantil? Puede presentarse con distintos comportamientos, como: 

  • Sentimientos de desesperanza o irritabilidad
  • Falta de ganas de hacer cosas divertidas y problemas para disfrutarlas 
  • Comer mucho o menos de lo habitual.
  • Dormir más o menos de lo normal.
  • Cansancio y tensión constantes 
  • Sentirse inquieto la mayor parte del tiempo.
  • Dificultad para prestar atención.

La clave está en la metilación

La metilación es un proceso normal que se produce cuando se añade una pequeña molécula química al ADN.

Este proceso cambia la forma en que se leen las instrucciones escritas en el mismo, por ejemplo, pueden aumentar o disminuir la cantidad de una enzima producida por un gen. 

(Foto: freepik) 

Estudios anteriores han demostrado que una mayor variación en la metilación está asociada a la depresión.

La doctora Van Assche apunta que los que informaron una crianza más dura mostraron una tendencia a la depresión y se cree que esa tendencia se incorporó a su ADN a través de una mayor variación en la metilación.

Según la experta, es posible usar esta variación en la metilación como marcador, para detectar quiénes podrían tener un mayor riesgo de desarrollar depresión como resultado de su crianza.

Cualquier estrés puede alterar el ADN de niños

Agrega que en este estudio se investigó la crianza estricta, pero es probable que cualquier estrés importante cause estos cambios en la metilación del ADN.

En general, el estrés en la infancia puede causar una tendencia a la depresión en la vida posterior al alterar la lectura del ADN, pero los investigadores destacan que hacen falta más estudios para tomar una muestra más amplia. 

Y tú, ¿sabías los efectos de los padres estrictos

Trivia