Con el embarazo, surgen muchos cambios en el cuerpo de la mujer y uno de los más intensos ocurre en el suelo pélvico, por ello, te damos 3 ejercicios que te ayudan a fortalecerlo y evitar efectos negativos.

De acuerdo con el portal especializado Web Consultas, el suelo pélvico es un conjunto de músculos y tejidos que sujetan órganos como la vejiga, la vagina-útero y el recto.

Cuando esta zona se debilita, como ocurre en el embarazo, los mencionados órganos pierden el sostén y hay riesgo de incontinencia urinaria.

Ejercicios para un suelo pélvico fuerte en el embarazo

Fortalecer el suelo pélvico en el embarazo y después del parto es fundamental para la mujer, pues hay un desgaste importante que debilita los músculos de la zona. Hacerlo puede tener beneficios como:

  1. Menos riesgo de incontinencia urinaria 
  2. Parto más sencillo y con menos riesgo de desgarros 
  3. Mejor circulación sanguínea 
  4. Menos posibilidad de desarrollar hemorroides 
  5. Evitar prolapso de útero, vejiga y otros órganos tras el parto
  6. Mejorar las relaciones íntimas 

Existen muchos ejercicios para fortalecer el suelo pélvico y aquí enlistamos los más comunes y efectivos:

  • Con una pelota 

Conseguir una pelota de pilates en el embarazo es una buena idea, pues permite fortalecer mejor el suelo pélvico

(Foto: freepik) 

Siéntate sobre la pelota y balancéate, de manera que tu peso cambie de un lado a otro, al mismo tiempo, aprieta los músculos abdominales y cuida la respiración.

  • Movimiento de cadera 

Solo debes realizar movimientos con la cadera como si estuvieras en una especie de péndulo. Mueve tu cadera hacia delante y atrás, mientras aprietas los músculos pélvicos. Puedes hacerlo también sobre la pelota.  

  • Contracción de los músculos

Se conocen como los ejercicios de Kegel y consisten en contraer los músculos de la vagina mientras estás sentada en una posición cómoda y con la vejiga vacía. 

Mantén la postura relajada y contrae los músculos de la zona íntima, manteniendo la contracción durante 5 segundos.

Luego saca el aire lentamente y relaja los músculos, toma aire y repite al menos 10 veces en el día.

Otros consejos para cuidar el suelo pélvico

Para cuidar la salud del suelo pélvico en el embarazo, además de hacer ejercicios, la ginecóloga Gema García Álvarez recomienda lo siguiente:

  • Cuidar tu peso. Intenta no ganas más de 11 a 12 kilos en tu embarazo
  • Evita el estreñimiento. En el embarazo el tránsito intestinal es más lento, pero debes cuidar mucho tu alimentación para reducir los efectos, pues el estreñimiento se relacionada con el prolapso de órganos internos.
  • Sé constante con los ejercicios. Debes hacerlos todos los días para tener verdaderos resultados.

Cuando no cuidas de tu suelo pélvico, es posible que tras el parto sufras de algunas molestias que lo alertan, como una sensación de peso o de tener más abierto.

(Foto: freepik) 

Incluso, hay mujeres que expresan sentir un bulto vaginal o que experimentan un prolapso, es decir, que los órganos como la vejiga y el útero se descuelgan y salen a través de la zona íntima.

Si tienes molestias acude de inmediato al médico y es posible que te recomiende también hacer ejercicios para rehabilitar la musculatura vaginal y evitar que el problema persista hasta causar incontinencia urinaria. 

También es aconsejable no usar ropa apretada que comprima la zona, beber suficiente agua, orinar frecuentemente y cuidar la dieta, pues así se agiliza el proceso de recuperación. 

(Con información de WebConsultas, Inatal)

Para aprender más de...Miomas, quistes y otros tipos de tumores de ovario benignos

1- ¿Qué es el papanicolau, colposcopia y examen pélvico?
Los dos son procedimientos médicos ginecológicos de rutina en los que se realiza una exploración de la vagina, la vulva y el cuello uterino para detectar cambios celulares que pueden indicar cáncer, para detectar inflamación, infecciones o masas pélvicas. En el examen pélvico además se revisan los ovarios, el útero, el recto y la pelvis.
2. ¿Para qué sirven esos exámenes?
Durante el papanicolau, la colposcopia y el examen pélvico se puede detectar cáncer de cérvix, vagina y vulva o cambios celulares que anteceden al cáncer. También se pueden detectar infecciones, inflamación o masas pélvicas, pólipos, miomas, quistes o fibrosis.
3. ¿Qué son las masas pélvicas?
Una masa pélvica es un crecimiento que puede originarse en el tracto reproductor femenino (cérvix, útero, trompas u ovarios) o en otras estructuras pélvicas (intestino, vejiga, uréteres). El tipo de masa que se presenta varía conforme la edad. Las causas son variadas dependiendo de los síntomas y la exploración clínica.
4. Tipos de masas pélvicas
En las mujeres en edad reproductiva, las masas uterinas son el mioma, masas anexiales, quistes ováricos foliculares, quistes del cuerpo lúteo, endometriomas, adenomas, tumores malignos o tumores benignos, endometriosis, hidrosálpinx o un absceso tubovárico. Te explicamos cuáles son las más comunes.
5. Miomas uterinos (fibromas)
Son los tumores más comunes de la pelvis. Aunque son benignos pueden llegar a causar sangrado uterino anormal, dolor, presión en la pelvis, síntomas urinarios e intestinales y complicaciones del embarazo. Suelen ser pequeños y asintomáticos y son comunes en mujeres con sobrepeso y obesidad. Menos del 1% puede llevar al cáncer, aunque pueden aumentar el riesgo de infertilidad. (Foto: By Mikael Häggström, used with permission)
6.Quistes ováricos foliculares
Se desarrollan a partir de los folículos de De Graff y se definen como un saco lleno de líquido en un ovario o su superficie. Estos ocurren cuando en la mitad del ciclo menstrual un óvulo sale de su folículo y viaja por la trompa de Falopio, si el folículo no se libera, se forma un quiste. Es benigno y se cura solo. (Foto: BruceBlaus, Ovarian Cysts, CC BY-SA 4.0)
7.Quiste del cuerpo lúteo
Se forma por el ciclo menstrual. Cuando un folículo libera el óvulo, comienza a producir hormonas para la concepción, lo que se denomina folículo lúteo. Cuando se acumula líquido dentro, se forma un quiste. Es benigno y se cura solo en días o semanas. (Foto: scientificanimations.com, Polycystic Ovaries, CC BY-SA 4.0)
8. Otros quistes benignos de ovario
Los quistes dermoides, llamados teratomas pueden contener tejido como cabello, piel o dientes porque se forman a partir de células embrionarias; Los cistoadenomas se forman en la superficie del ovario y están llenos de un material mucoso; los endometriomas se forman a raíz de la endometriosis, en donde las células endometriales crecen fuera del útero.
9. Quistes del cuello uterino
Los quistes también se pueden formar en el cérvix, el más común es el quiste o huevo de Naboth. No son cancerosos y se forman cuando el tejido de afuera del cérvix crece sobre las glándulas, lo que causa que se tapen y se acumule moco dentro. Casi todas las mujeres lo experimentan. (Foto: Medline Plus)